Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Michael Tumminia, el contable de las modelos

KRA, la firma que dirige en Nueva York, organiza la contabilidad y las inversiones de muchas profesionales de la pasarela y las asesora para garantizar su futuro y evitar el caos financiero

El contable Michael Tumminia.
El contable Michael Tumminia.

Michael Tumminia (48 años) recibe a todo el mundo en su oficina con un vaso de agua y una sonrisa. Sea el fontanero, sean los periodistas que últimamente le vienen a visitar o sea una de sus clientas, Karlie Kloss, por poner un ejemplo. La única diferencia entre quien fue nombrada como la mejor modelo en 2008 por la revista People y desfiló para Victoria´s Secret de 2013 a 2015, es que, cuando ella entra en el despacho de su contable en el SoHo neoyorquino, se encuentra a sí misma enmarcada en una portada que él exhibe como si fuera un título de Harvard. Para todo lo demás, este oriundo de Virginia, presume de no usar dobles raseros de medir.

Tumminia dice no saber nada de tendencias, pero sabe cómo ocuparse del dinero de su clientas para que ellas “sólo tengan que preocuparse de desfilar”, explica en una entrevista a EL PAÍS. KRA es la firma que dirige y a la que hace cuatro años llegó por casualidad la primera profesional de la pasarela que confió en él y que después corrió la voz entre sus compañeras, cuando comprobó los buenos resultados de la gestión de Tumminia. No desvela su nombre, pero sí que se hizo muy famosa. “Quiero pensar que era el más joven de los contables con los que se entrevistó y eso le hizo sentirse más conectada conmigo”, reflexiona. Tras ella llegarían Marquita Pring, una de las modelos con curvas más cotizadas por las firmas, o la alemana Toni Garrn, que sí le dieron permiso para publicitar su relación.

A su favor juega estar fuera del mundo de la moda, ya que antes asesoraba a pequeñas empresas y familias adineradas. “Me hace más fiable de cara a las clientas”, dice. Reconoce que solo ha asistido a un único desfile, invitado por Ashley Graham, la supertop de las modelos de tallas grandes y a quien también lleva las cuentas; pero la estética de sus oficinas — más parecida a la de una empresa de publicidad que a un templo de los libros de cuentas– puede que también haya influido a la hora de atraer a otras profesionales como a Katie Couric, una presentadora clásica de la televisión estadounidense.

La modelo Karlie Kloss el pasado 4 de julio en París. ampliar foto
La modelo Karlie Kloss el pasado 4 de julio en París. GC Images

Desglosando su frase lapidaria, él se encarga de que las modelos (ahora ya tiene 25 en su cartera) hagan inversiones inteligentes, separen bien sus gastos privados de los personales y no se metan en líos legales. Les pone en contacto con buenos asesores financieros y con fiables expertos tributarios. “En España ahora mismo Messi y Ronaldo están atravesando problemas por el pago de impuestos. Yo evito esas situaciones. Soy conservador, extremadamente cauteloso y me ciño estrictamente a la ley”, concluye.

Pero, ¿por qué las modelos tienen una vida financiera tan compleja? “Viajan con frecuencia, tienen mucho carácter y son mujeres inteligentes, pero su situación es complicada porque no están empleadas por nadie, son autónomas y dirigen su propia empresa, que son ellas mismas. En consecuencia tienen que pagar como empresarias y como empleadas. Tienen que adelantar impuestos cada tres meses, y tienen que guardar dinero para ese momento. Además, reciben sus remuneraciones de manera muy irregular y en distintos países”, afirma.

La modelo Ashley Graham el pasado 26 de julio en Nueva York. ampliar foto
La modelo Ashley Graham el pasado 26 de julio en Nueva York. ©GTRESONLINE

Sus dos mandamientos, válidos para todo el mundo, son: ahorra todo lo que puedas y ten una tarjeta para tu vida personal y otra para la profesional. Y pone un ejemplo gráfico: ha logrado que sus clientas entiendan que cada vez que tengan el impulso de gastarse 5.000 dólares en un bolso, desvíen esos fondos a una cuenta para comprarse un apartamento.

Pero el contable, forjado en PriceWaterHouse y en Coopers, rechaza la etiqueta de paternalista. “Prefiero que me vean como a su quaterback”, explica. “Les digo: este va a ser, probablemente, el periodo de tu vida en el que más dinero ganes. Piensa cómo quieres gastar tu dinero, porque tiene que durarte mucho tiempo”, añade.

En su vida personal, Tumminia tiene una novia “muy guapa” que no se siente amenazaba por la pasarela en la que se ha convertido su despacho. Y sus amigos se enteraron de cuáles eran algunas de sus clientas por los medios. Aunque tiene bien ganado el terreno en el que se mueve, afirma aprender cada día. Por ejemplo, desde hace poco tiene como clienta a una modelo de 16 años que le ha obligado a investigar en un régimen contractual y de impuestos totalmente diferente, derivado de su condición de menor de edad. “Afortunadamente para nosotros, de momento sólo hemos trabajado con carreras crecientes. Todavía no hemos conocido a una modelo que esté en otro punto del proceso. Mi objetivo es trabajar juntos para que cuando llegue ese momento sean económicamente independientes y puedan elegir”.