Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué no debo rellenar una botella de plástico?

Se trata de una práctica común con riesgos potenciales para la salud

¿Por qué no debo rellenar una botella de plástico?

“Una vez abierta la botella, puede producirse una contaminación”, explican desde la OCU. “Esto ocurre cuando bebemos directamente del envase. Nuestra flora bacteriana contamina la boca de la botella y su contenido. Por eso se aconseja consumir las botellas pequeñas de agua mineral una vez abiertas, en 2-3 días”.

¿Y el resto de botellas?

“El plástico PET se ha demostrado muy seguro para el agua porque en las condiciones en las que va a ser almacenada, procesada y usada, no va a mezclarse con el contenido ni olores, sabores ni elementos que puedan desprenderse. Pero esto dependerá de su fabricación, la agresividad de su contenido y las condiciones externas a las que se someta el conjunto. Sufrir altas temperaturas, golpes o albergar contenidos agresivos como ácidos (zumos), grasos (aceitosos) o muy calientes aumenta el riesgo de contaminación del material de la botella y vaya al contenido. Por eso los fabricantes suelen añadir la leyenda de no reutilizar”.

No chuparlas no nos libra

“Una botella abierta pierde su estanqueidad y el agua envasada no es estéril y tampoco contiene un desinfectante residual, como el agua del grifo, que impida el crecimiento de microbios que ya estén o lleguen durante el consumo”.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.