Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
HABLA MICRALAX

Ocho cosas que nunca metemos en el neceser de viaje (y deberíamos)

No cierre la maleta sin ellas: podrían sacarle de más un apuro

neceser de viaje

Apenas quedan unos días para comenzar las vacaciones. El equipaje es ahora una de nuestras principales preocupaciones. Qué llevar, cómo priorizar para conseguir que quepa todo… Los expertos aconsejan escribir una lista los días previos a colocarnos frente a la maleta. Y, sobre todo, frente al botiquín. Porque además de paracetamol y tiritas, hay una serie de productos y accesorios que es más importante llevar de lo que creemos. Son estos:

Laxante suave

El Centro para Control de Enfermedades de Estados Unidos recomienda llevar siempre en la maleta un laxante suave. Seamos sinceros, ¿quién no ha tenido trastornos intestinales en un viaje? No es nada grave. Simplemente, su estómago también sufre el jet lag por los cambios en su rutina diaria. Y en determinados destinos y circunstancias, fuera de casa, no es fácil poner en marcha trucos como aumentar el consumo de alimentos ricos en fibra, beber más agua o hacer ejercicio físico. De modo que meter en el neceser, por ejemplo, microenemas —una solución rápida y eficaz— no cuesta nada y puede suponer un gran alivio.

Gotas lubricantes para los ojos

Si va usted a coger un avión estos días, no lo dude: necesita este tipo de producto cerca. Esa molestia que siente al rato de estar volando tiene que ver con la sequedad que sufren los ojos causada por el bajísimo nivel de humedad del aire en la cabina. Por lo general se encuentra en valores entre 5-10%, es decir, menos que en el desierto del Sahara. 

Crema antihistamínica

El priurito es una sensación sumamente desagradable; más aún si se está de vacaciones. Por eso, Lonely Planet aconseja meter en la maleta una crema contra el picor. Son muchas las causas que lo pueden provocar. La más frecuente, la picadura de mosquitos, arañas o medusas. La Clínica Mayo advierte acerca de otros irritantes de la piel, como la hiedra venenosa o la erupción cutánea por el calor. Además, claro, de la habitual erupción del bañista, de la que se ofrece detallada información en este estudio, donde se explica que estas irritaciones en zonas cubiertas por el bañador se deben principalmente a picaduras de pequeñas anémonas de mar.

 Antidiarreico

La diarrea del viajero es una de las enfermedades más comunes, sobre todo para quienes viajan a países con un bajo nivel de desarrollo. En 2006, un estudio del Hospital Universitario de Canarias cifraba en unos 50.000 los casos diarios de diarreas del viajero en el mundo, lo que lo convierte en el principal motivo de consulta de los viajeros que regresan de zonas no desarrolladas. Se ha comprobado que extremando la higiene se reduce hasta en un 20% la incidencia de esta enfermedad. Pero si se va a acudir a uno de estos países, no está de más llevar consigo un farmacoterapéutico que corte la diarrea.

Purificadores de agua en comprimidos

Beber agua en malas condiciones de higiene, precisamente, es uno de los principales causantes de la diarrea del viajero. Por eso, Lonely Planet también recomienda llevar en el botiquín purificadores de agua, ya que no siempre tiene uno a mano una tienda para comprar agua embotellada con suficientes garantías. El Centro para el Control de Enfermedades, en el informe Desinfección de agua para viajeros, también entiende que llevar estas tabletas es la mejor opción para asegurar la calidad del agua.

Sales de Rehidratación Oral

A pesar de tomar todas las precauciones comentadas en este artículo, existe la posibilidad de sufrir trastornos digestivos durante un viaje. En ese caso, lo más urgente es no deshidratarse. La Clínica Mayo aconseja ingerir, para ello, sales de rehidratación oral.

Cortaúñas

Vale que las uñas pintadas y arregladas dan sensación de buen aspecto. Pero según donde se vaya a viajar, quizás haya que pensarse dos veces no cortarlas. Las uñas largas aumentan el riesgo de contraer infecciones en países donde la higiene puede estar comprometida, ya que las bacterias hayan refugio en esa zona. Lo mismo sucede con la uñas artificiales, como se deduce de este estudio de la Sociedad de Epidemiólogos Hospitalarios de América. Por si acaso, compensa meter un cortaúñas en el neceser. 

Pinzas de depilar

No. La idea no es tener en todo momento las cejas perfectas. Unas pinzas de punta fina pueden servir para mucho más de lo que uno imagina. Por ejemplo, para quitar las astillas de la piel o para extraer los cuerpos extraños mientras se limpia una herida. O incluso larvas como se detalla en este trabajo de la Unidad de Medicina Tropical y Salud Internacional Drassanes, del Hospital Vall d'Hebron, en Barcelona. Por eso, la Organización Mundial de la Salud ha recomendado su inclusión en el botiquín de viaje.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información