Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Plásticos

Si buscamos algo en común entre cualquier cuneta, playa, alta mar, la más remota isla, es que en todos estos ecosistemas el omnipresente plástico campa libremente por doquier. Desgraciadamente, este útil material sintético del antropoceno, cuyo círculo hubiera tenido que permanecer siempre cerrado y con final feliz en alguna planta de reciclaje, escapó de control y terminó peligrosamente liberado alterando ecosistemas y también la cadena trófica. Pronto, de no actuar, los mares concentrarán mayor cantidad de plástico que de peces; pronto, de no iniciar una urgente desplastificación a nivel mundial, los efectos de esta contaminación plástica combinados con los nefastos efectos del cambio climático se unirán en perfecta alianza para conducirnos hacia una nueva era de no retorno. Evitar el gran desastre está en nuestras manos. Rehusar insostenibilidades a través de nuestra opción a la hora de consumir bienes, energía y reutilizar y reciclar convenientemente es la gran arma para derrotar el suicidio colectivo al que nos dirigen ciertos intereses político-empresariales que dominan nuestro mundo enfermo.— Martí Gassiot Garriga. Barcelona.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.