Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La conquista de las alturas

Con una imagen de la ciudad alicantina en 1960 y 2017 comienza una serie de verano que refleja el paso del tiempo.

En los sesenta existió un ­Benidorm de casas bajas, propiedad de pescadores. En aquella localidad de 6.259 habitantes vivían 95 extranjeros. Poco le quedaba a la villa alicantina para sentir el desembarco de un turismo ávido de sol y playa que la cambiaría por completo. Conquistó su costa.

Al quedarse sin tierra, buscó espacio en las alturas. Hoy alberga 77 rascacielos de más de 25 plantas y están censadas cerca de 66.000 personas, casi el 30% de ellos extranjeros. En verano Benidorm multiplica su población por seis y llega a alcanzar picos de 400.000 residentes.