Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

ODS: España empeora en igualdad y suspende en medioambiente

El país ha mejorado su posición en el Índice de Objetivos de Desarrollo Sostenible, pasando del puesto 30 al 25

Operarios de limpieza del Ayuntramiento de Valencia recogen "galletas" de chapapote producidas por un vertido de fuel en la playa de El Saler, en abril de 2014. EFE rn
Operarios de limpieza del Ayuntramiento de Valencia recogen "galletas" de chapapote producidas por un vertido de fuel en la playa de El Saler, en abril de 2014. EFE/ EFE

España ha mejorado su posición en el Índice de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hasta alcanzar el puesto 25 –figuraba en el 30 en 2016–, pero presenta datos negativos en materia medioambiental, ha revelado este miércoles Miguel Ángel Moratinos, presidente de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS).

Según el informe elaborado por la Sustainable Development Solutions Network (SDS) de las Naciones Unidas y la Fundación Bertelsmann, Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega encabezan la lista de los 157 países analizados, en los que se recogen 17 indicadores calificados con los colores rojo, naranja, amarillo y verde (de menor a mayor nivel) en función de su cumplimiento.

La posición general española es "buena", a pesar de que seis de sus indicadores tienen calificación roja: crecimiento económico, innovación industrial, consumo responsable, acción climática, vida marina y gestión de la biodiversidad.

Otros seis tienen categoría naranja –pobreza, hambre, educación de calidad, desigualdad, paz y asociación para los objetivos– y los cinco restantes son amarillos –salud, igualdad de género, saneamiento de aguas, energías limpias y ciudades sostenibles–.

España ha perdido en esta edición el único indicador verde con el que contaba: el de igualdad de género

De esta forma, a pesar de que "el nivel nacional ha subido en términos generales", según Moratinos, España ha perdido en esta edición el único indicador verde con el que contaba: el de igualdad de género.

En materia ambiental, el informe destaca datos negativos como la emisión de dióxido de carbono por persona (5,1 toneladas), la generación de desechos tecnológicos (17,7 kilos por persona), el cambio anual en el área forestal (un 6,8%), así como el impacto de especies importadas que, según este índice, conlleva la pérdida de 0,4 especies por cada millón de habitantes.

Además, señala que la salud de la superficie oceánica bajo control español está "especialmente perjudicada", al valorar de 0 a 100 con una puntuación de 50,1 el apartado de limpieza y de 35,4 el relativo a pesca. También hay algunos aspectos positivos como el de las áreas marinas protegidas por su biodiversidad (un 85,3%), las áreas terrestres protegidas (61%) o el índice de vulnerabilidad al cambio climático (0,1).

"Hemos mejorado, pero queda camino por recorrer", ha reconocido Moratinos, quien ha pedido "impulsar el esfuerzo" común de administraciones, sectores académico y empresarial y de la sociedad en conjunto, sobre todo en cuestiones como el comportamiento de nuestro país respecto al medioambiente, así como en la ayuda oficial al desarrollo.

En este sentido se ha pronunciado en la presentación del estudio el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, Javier Benayas, señalando que, "a pesar del aprobado general nacional, hay algunos indicadores con un suspenso a los que se debe prestar especial atención", como es el caso del ODS 14, correspondiente a los ecosistemas marinos.

"La sostenibilidad marca el gran debate actualmente", ha asegurado la directora del Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales y presidenta del Consejo Asesor de REDS, Teresa Ribera, quien considera que esta cuestión "está en el corazón de cualquier debate económico, político y social del futuro, y en él es fundamental la cooperación".

De hecho, el Índice ODS ha incluido por primera vez los indicadores con "efectos secundarios adversos" que valoran cómo unos países influyen en otros con sus políticas y acciones para evitar "daños colaterales de países industrializados" que puedan obstaculizar la implementación de los ODS en países empobrecidos. En el caso de España, este indicador se considera poco relevante.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información