Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve lugares que odian a los turistas

El diario británico 'The Independent' ha elaborado una lista de ciudades y destinos donde los turistas empiezan a no ser bien recibidos. Barcelona está entre ellos.

Observo con incredulidad la foto (publicada hace poco por este periódico) de una pintada que apareció en el barrio de Gràcia de Barcelona: “All tourist are bastards” (todos los turistas son unos bastardos). Así, sin matices. Los 1.200 millones de personas que -según datos de la Organización Mundial del Turismo- hicimos vacaciones en 2016 fuera de nuestro lugar de residencia somos adulterinos, espurios, ilegítimos, infames, falsos y viles. Con un par. Recuperado del susto, me pongo a pensar:

A) el que la pintó y los colegas que le jalearon son aborígenes puros y nunca han salido de su pueblo –para no poder ser tachados de turistas-, lo que me da por dudar de su capacidad de raciocinio para comprender y comparar fenómenos globales.

B) pese a no confesarlo, el que la pintó también salió alguna vez en su vida de vacaciones, aunque fuera a Lloret de Mar, y además de bastardo turista... es un cínico. 

El turismo es el gran fenómeno social del siglo XX. La mejora de las comunicaciones y del nivel de vida de buena parte del planeta puso en marcha a media población mundial camino del lugar de residencia de la otra media. Y lejos de parar, solo hará aumentar en el siglo XXI. Pero como todo fenómeno global, tienes sus pros y sus contras: del negocio turístico vive más del 11 % de la humanidad y en algunas regiones (Canarias, por ejemplo) representa hasta el 50 % del PIB. El turismo además no es solo negocio; esos movimientos de masas también implican intercambio de ideas, de proyectos, de mestizajes y de paz. Pero descontrolado, el turismo es como Atila: acaba con la cultura local. En esa guerra se enmarcan las nada amigables pintadas que aparecen con cierta frecuencia en Barcelona contra los turistas. Como si ellos, y no quienes planifican las políticas de desarrollo, fueran los culpables. El turista no suele ir donde quiere; va donde le facilitan ir.

¿Se puede odiar a los turistas? Sí, por desgracia (aunque muchas de las ciudades que ahora los rechazan crecieron y se hicieron ricas gracias a ellos; ¿cuál sería el PIB de los mallorquines sin el turismo?) El diario británico The Independent ha elaborado una lista de ocho destinos que odian o rechazan a los turistas. Son los que siguen, aunque ya adelanto que no estoy de acuerdo con varios de los incluidos. Y he añadido un noveno de mi cosecha: Venecia, que me parece el paradigma de ciudad que despecia a sus visitantes. Y a ti, ¿qué te parece?

El crucero 'MSC Preziosa' en uno de los canales de Venecia.
El crucero 'MSC Preziosa' en uno de los canales de Venecia.

Venecia

Lo de la ciudad italiana no es nuevo: cuando la visité por primera vez hace más de 35 años ya sentí que no era bienvenido. Venecia es el paradigma de ciudad devorada por el turismo de masas y un ejemplo de lo que hay que evitar. Lleva años maltratando al visitante porque sabe que haga lo que haga al día siguiente tendrá otros cientos de miles esperando para entrar.

Tailandia, uno de los principales receptores de turismo mochilero.
Tailandia, uno de los principales receptores de turismo mochilero.

Islas de Tailandia

Es curioso que el país de la sonrisa y uno de los más amables con los extranjeros aparezca en esta lista. The Independent lo incluye porque en mayo de 2016 el gobierno tailandés decidió cerrar varias islas, entre ellas Koh Khai Nok, Koh Khai Nui y Koh Khai Nai, destinos habituales de mochileros en busca de fiesta, por el alto grado de deterioro ambiental que presentaban. Pero a mí eso no me parece un síntoma de que se odie a los turistas; todo lo contrario: es el camino a seguir para compaginar turismo y protección.

Nueve lugares que odian a los turistas

Barcelona

El diario británico destaca las palabras de Ada Colau al poco de tomar posesión como alcaldesa: "No queremos que la ciudad se convierta en una tienda de recuerdos baratos", poniendo a Venecia como ejemplo. La congelación de licencias para todos los nuevos hoteles y apartamentos de alquiler de vacaciones, las multas a AirBnb, los proyectos de nuevos impuestos turísticos y los estudios para limitar el número de visitantes son las razones que esgrime The Independent para incluir a la capital catalana. Amén de la imagen que da la ciudad al mundo con pancartas en los balcones del tipo "Tourist go home".

Barcas en el canal de Prinsengracht, en Ámsterdam, durante el Grachtenfestival.
Barcas en el canal de Prinsengracht, en Ámsterdam, durante el Grachtenfestival.

Ámsterdam

Otra de las capitales que muere de éxito. The Independent recoge el discurso de Frans van der Avert, director ejecutivo de Mercadotecnia de Ámsterdam, en el reciente Foro Mundial de Turismo celebrado en Lucerna: "Las ciudades están muriendo por el turismo. Nadie vivirá más en los centros históricos. Muchas ciudades históricas más pequeñas en Europa están siendo destruidas por los visitantes. No gastaremos ni un euro más en la comercialización de Ámsterdam. No queremos tener más gente. Queremos aumentar la calidad de los visitantes, queremos personas que estén interesadas en la ciudad, no que la quieran solo como telón de fondo para una fiesta. Vemos muchos visitantes sin respeto por el carácter de la ciudad”. Y lanzó un dardo envenenado: “El problema lo han creado las aerolíneas de bajo coste, con los pasajeros de Ryanair a la cabeza."

Nueve lugares que odian a los turistas

Bután 

Creo que su inclusión en la lista es un error. Bután no odia a los turistas, todo lo contrario. Solo que han sido muy listos: al incorporarse los últimos al mercado turístico (el país estuvo cerrado a los extranjeros hasta 1974 y el turismo no empezó a despegar hasta 1991) han aprendido de errores ajenos y tratan de hacer las cosas de otra manera. Quien quiera ir a Bután es bienvenido, pero tiene que entrar con una agencia autorizada y pagar una tasa fija de 250 dólares diarios, que le incluye el transporte, guía y alojamiento. Así controlan los flujos y no se les desmanda el número de visitantes.

Nueve lugares que odian a los turistas

Los onsen de Japón

Un onsen es un baño público termal tradicional de la cultura japonesa. A los extranjeros nos encanta también darnos ese relax de agua hipercaliente al finalizar la jornada. Pero hay un problema: en la mayoría de onsen prohíben entrar a quienes llevan tatuajes en el cuerpo; algo mal visto en la cultura japonesa, no así en la occidental. De todas formas me parece absurdo incluir a un país tan amable con los extranjeros como Japón en esta lista solo por eso.

Santorini, Grecia.
Santorini, Grecia.

Santorini (Grecia)

La isla griega más popular ha dicho basta. No cabe ni un crucero más ni un turista más. En verano de 2016 llegaron 10.000 cruceristas al día. Las autoridades quieren limitar ese número a 8.000 a partir de este año.

Cinque Terre, Italia.
Cinque Terre, Italia.

Cinque Terre (Italia)

Es una de las postales más famosas de Italia: cinco pintorescos pueblos marineros catalogados Patrimonio de la Humanidad, unidos por estrechos y bucólicos senderos. Suficiente belleza como para atraer a 2,5 millones de turistas al año. Según The Independent, sus gestores planean poner un númerus clausus máximo de 1,5 millones anuales. Una vez superado, no entran más turistas.

River Legacy Park, en Arlington.
River Legacy Park, en Arlington.

Arlington (Texas, EEUU)

Su inclusión en la lista se basa en un estudio que se hizo en 2015 sobre decenas de miles de tuits geoetiquetados en todo Estados Unidos; la conclusión de sus autores era que la ciudad de Arlington, en Texas, era el destino menos turístico en los Estados Unidos.

Más información