Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liliana Porter, una mirada sin mesura

Trabajo forzado, Arena azul, rnobra de 2008 de Liliana Porter. La artista fue invitada de EL PAÍS en la feria Arco Madrid de 2015.
Trabajo forzado, Arena azul, obra de 2008 de Liliana Porter. La artista fue invitada de EL PAÍS en la feria Arco Madrid de 2015.
Liliana Porter conceptualiza la realidad desde Vitoria.

ANTE  la aparente dualidad del mundo, existen parejas que cuanto más imposibles, tanto más fascinantes resultan. En términos mayores: el sueño y la vigilia, el significado y el significante, la ficción y la realidad. En esas aguas brega ­Liliana Porter, artista posconceptual argentina que ve por primera vez una retrospectiva de sus trabajos en Europa, organizada por el Artium de Vitoria. Hasta el 27 de agosto, el centro de arte contemporáneo –que se encuentra en plena celebración de sus 15 años de vida– exhibe cerca de un centenar de piezas bajo el título de Diálogos y desobediencias. Las proporciones de muchas de las figuras de Porter (Buenos Aires, 1941) chocan con el espacio que ­habitan, símbolo posible de una aproximación al mundo cuyas representaciones plásticas ponen en tela de juicio una percepción ­siempre limitada y subjetiva.

Otra apuesta de la semana:

La naturaleza de la libertad. Viaje al yo más salvaje de la mano de Thoreau.