Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Niños (casi) residuo cero

7 consejos para que los pequeños se conviertan en héroes 'zero waste'

El libro recomienda hacer picnics "residuo cero" con productos locales, bio y de temporada Ampliar foto
El libro recomienda hacer picnics "residuo cero" con productos locales, bio y de temporada

¿Pueden los niños apasionarse con el tema a priori tan poco infantil del «residuo cero»? Pienso que a veces tratamos a los niños de tontos bajitos. Los consideramos incapaces de interesarse por lo real e importante. Los imaginamos atraídos sólo por la ficción y los efectos especiales, por el puro escapismo y la evasión, cuando en realidad a ellos les fascina a menudo el mundo que les rodea. Y a menudo también se toman sus actos mucho más en serio que nosotros mismos. Mi hijo mayor, que ya tiene 8 años, no entiende ya que hagamos un picnic que no sea «residuo cero». Es más, se enfada si no conseguimos el objetivo.

Saco a colación todo esto porque hace un par de semanas escribí un post sobre el libro Familia (casi) residuo cero, y hoy quisiera hablar de otro libro de los mismos autores con el mismo tema pero dirigido a otro público, el libro Niños (casi) residuo cero. Mi marido estaba tan fascinado con el primer libro cuando lo descubrió que lo llevaba consigo a todas partes y hablaba de él a todo el mundo que se dejara. Así que mi hijo mayor se puso a hojearlo. Y de hojearlo pasó a leerlo.

Mi marido decidió entonces regalarle la versión para niños, donde hay mucha información explicada de manera aún más amena y adaptada a ellos. Incluye cómics con personajes de ficción que invitan el lector a convertirse en un héroe del «residuo cero». Como se lee en la contraportada del libro, «estos héroes no tienen ningún superpoder, llevan ropa que está hecha un asco y hacen tonterías, pero salvan el mundo cada día con sus acciones «residuo cero».

El libro explica lo mal que está el mundo (por culpa del exceso de residuos) y entonces propone al niño una misión para salvarlo: otra manera de consumir, o mejor dicho, propone consumir menos en diferentes ámbitos de su vida, en la escuela, con los juguetes, al hacer una fiesta... Entre las propuestas de acción concretas, se sugiere a los niños por ejemplo:

  1. que creen su propio abono con residuos orgánicos

  2. que pidan a sus padres que al hacer las compras descarten el plástico. Que compren al corte, a granel, utilizando recipientes reutilizables como el vidrio, los «tupper» o los sacos de tela.

  3. Que pidan meriendas «hechas en casa» y no compradas en el super, como fruta, pan con chocolate, frutos secos, galletas caseras.

  4. Que compren ropa de segunda mano.

  5. Que compren y vendan juguetes de segunda mano, o que los intercambien o los alquilen. El libro incluye una receta para fabricarse su propia pintura y otra para crearse su propia pasta para modelar.

  6. Que hagan picnics «residuo cero», con productos bio, locales y de temporada.

  7. Que organicen fiestas (de aniversario, de Navidad) «residuo cero».

Más información