Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Man Ray, el rayo que no cesa

La obra de Man Ray Noire et blanche.
La obra de Man Ray Noire et blanche.
La inmortal fotografía de Man Ray regresa a las librerías.

MAN RAY se vio siempre como pintor, y aunque fue la fotografía la que le confirió la inmortalidad como artista, sus imágenes tienen mucho que ver con aquella vocación. Nacido en EE UU (1890-1976), su obra se fraguó en el París de las vanguardias. André Breton lo definió como precursor de los surrealistas. En Man Ray (Taschen), Katherine Ware y Manfred ­Heitin exploran la riqueza de su fotografía, entendida como mucho más que una herramienta documental. Es lo que desprenden dos de sus obras más famosas, Noire et blanche y Le violon d’Ingres. En ambas, la modelo es la artista Kiki de Montparnasse, pieza clave en su trayectoria.

Otras recomendaciones:

Destellos de glamur y tragedia. Las prendas de Dalida, expuestas en París, arrojan luz a un mito cuajado de altibajos.