El Messi islamista marroquí asume su primera derrota

Benkirán, destituido como jefe de Gobierno, afronta su nuevo papel al margen de los focos

El exprimer ministro marroquí Abdelilá Benkirán.
El exprimer ministro marroquí Abdelilá Benkirán.Abdeljalil Bounhar (AP)

Imaginen por un momento un político que tras ser elegido jefe de Gobierno continúe durmiendo en la casa donde ya vivía, saludando a los mismos vecinos cada mañana. Y que no se llame José Mujica. Alguien con tanto carisma como para subir el precio de los combustibles y la edad de jubilación, a la vez que aumenta el número de votantes. Ese ha sido hasta ahora Abdelilá Benkirán, el secretario general del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), vencedor de las legislativas de 2011 con 107 escaños y ganador cinco años después con 125. Por eso hubo quien lo llamó el Messi de los islamistas marroquíes”.

Pero el 15 de marzo, el rey Mohamed VI, haciendo uso del derecho que le otorga la Constitución, lo destituyó. Hasta Messi falla de vez en cuando algún gol cantado. Y Benkirán llevaba cinco meses sin atinar a formar un Gobierno de coalición, la tarea que le había encomendado el rey.

Tras destituirlo, Mohamed VI nombró jefe de Gobierno a otro islamista del PJD, Saadedin Otmani, psiquiatra de formación y experto en teología islámica. En menos de una semana Otmani se ha tragado el sapo que no se quiso comer Benkirán en cinco meses; a saber: la incorporación de los socialistas de la USFP a un Ejecutivo conformado por seis partidos donde el poder de los islamistas quedará muy diluido.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Estos días, los seis partidos se repartirán una treintena de ministerios, a sabiendas de que el Palacio Real seguirá controlando la política exterior, las fuerzas de seguridad y los sectores clave de la economía y medios de comunicación públicos. Y Benkirán, ¿qué hará? En principio, seguirá siendo secretario general del partido. Y como tal, colocando a sus hombres en los ministerios que le toque al PJD dentro de esa gran coalición de seis partidos. Benkirán podrá continuar jugando sin que apenas se le vea. Algo muy difícil para alguien acostumbrado a acaparar todas las miradas, pero no imposible.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Francisco Peregil

Redactor de la sección Internacional. Comenzó en El País en 1989 y ha desempeñado coberturas en países como Venezuela, Haití, Libia, Irak y Afganistán. Ha sido corresponsal en Buenos Aires para Sudamérica y corresponsal para el Magreb. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS