Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La maternidad se reescribe a través de los blogs

Cinco años después de su creación, Madresfera reúne 3.700 blogueras y blogueros. 300 de ellos se reúnen este sábado en Madrid

Bebé durmiendo con los padres al lado.
Bebé durmiendo con los padres al lado.

El 17 de diciembre de 2011, cuando se fundó, la comunidad de blogs de maternidad y paternidad Madresfera lo hizo con apenas 20 bitácoras. Hoy, cinco años después, son más de 3.700 blogueras y blogueros, 300 de los cuales se reúnen hoy sábado 18 en Madrid en la IV edición del Blogger’s Day, el evento más grande de la blogosfera maternal que se celebra en España. “Si mirábamos hacia fuera, como siempre se hace buscando inspiración y tendencias, sí podíamos intuir que la blogosfera maternal, y también ahora la paternal, podía tener mucho recorrido, pero en el ámbito personal nunca imaginé que el proyecto alcanzaría la dimensión que tiene ahora”, asegura Mónica de la Fuente, fundadora de Madresfera.

La pregunta es qué ha llevado a ese auge bloguero maternal, a esa necesidad de contar en una bitácora una experiencia que hasta hace no tanto quedaba relegada al ámbito familiar, como demuestra la escasez de escritos sobre el particular, la ausencia del “yo” materno en la historia de la literatura. Para Cira Crespo, historiadora y coautora del libro Madres en red: del lavadero a la blogosfera junto a Mariona Visa, una explicación la podemos encontrar en la soledad con la que se vive hoy la maternidad, que hace a las mujeres “sentir más miedo y tener menos manos en las que apoyarse”. En ese contexto, Internet ha sido una herramienta imprescindible para recuperar la comunicación, para hablar de una experiencia que genera una “necesidad casi física” de hablar de ella. “En internet y en las redes sociales estamos continuamente narrándonos, contándonos y los blogs son la página en blanco lista para esa narración”, añade Cira.

La proliferación de blogs de maternidad ha abierto a las madres un sinfín de ventanas que muestran diferentes opiniones y formas de ver la maternidad, algo que según Mónica de la Fuente te ayuda a afrontarla con más tranquilidad. “¡No soy la única a la que le pasa esto! Es lo primero que piensas al leer un post en el que te ves reflejada absolutamente. O te hacen cuestionarte diferentes enfoques. O te dan planes B y C frente a problemas con los que te atascas”. Opinión en la que coincide con Cira Crespo, que señala entre los beneficios que ofrecen los blogs la compañía: “Creo que en la base de muchos blogs está la necesidad de combatir la soledad. Siempre hay un espacio para ti. Eso es parte de lo maravilloso de la red, que puedes encontrarte siempre gente con la que compartes cosas y te sientes a gusto”; la seguridad que lleva aparejada una mayor información, el conocer más experiencias; y, en último lugar, la oportunidad de encontrar nuevos referentes que permiten a las madres “buscar su propio camino a la hora de criar”.

Salir del armario

Para Cira Crespo es una “gran suerte” contar con un soporte como los blogs, que han ayudado a exponer en público “ciertas problemáticas entorno a la maternidad” y a sacar a la luz temas hasta ahora casi tabú en la sociedad como “los abortos espontáneos, las formas de afrontar el duelo, los casos de abuso o la violencia obstétrica”. “La madre ha empezado a hablar en público de la crianza, de lo bueno y lo malo, de lo que antes no se hablaba “porque no y punto”, añade Mónica de la Fuente, que menciona también temáticas que han salido a la luz con los blogs como las experiencias que generan los divorcios y separaciones o el dolor por no poder llegar al embarazo. Además, según la creadora de Madresfera, los blogs y por extensión las redes sociales han permitido también la movilización y la unión de fuerzas para “visibilizar y normalizar la lactancia materna, las familias diversas, las enfermedades raras o la educación en igualdad y sin estereotipos; luchar por el ingreso conjunto de bebé y madre, o reclamar una conciliación real o un papel paterno activo y presente”, enumera.

Al final, como afirma De la Fuente, para las madres las bitácoras han supuesto metafóricamente una oportunidad única para “salir del armario” y demostrar que la maternidad “no cabe en un manual de instrucciones porque hay tantas maternidades como madres e hijos”. Esta diversidad la reflejan los blogs “en grande y en negrita”, bitácoras que también en muchos casos consiguen que las madres “cicatricen heridas al contar sus experiencias y encontrar respuesta en su comunidad”.

En general, según la emprendedora madrileña, los blogs ayudan a “visibilizar una maternidad real y plural en la que tienes derecho a sentirte como quieras sentirte, sin tener que esconderte”. Una opinión que no comparte del todo Cira Crespo, que considera que a las madres les “cuesta mucho salir de los relatos hegemónicos”. En ese sentido, por ejemplo, afirma que en la actualidad y en general “todo está bastante polarizado, como si debiéramos posicionarnos al escribir, entre las que se arrepienten de su maternidad o las que la viven felices como perdices”. Un discurso similar al que defiende Silvia Allende, especialista en crítica literaria feminista, que dice observar con “ilusión” el fenómeno blogger, aunque lamenta que siga habiendo muy pocas mujeres “que cuestionen de verdad los tópicos y rompan con el discurso hegemónico sobre lo que implica ser madre”. Al respecto, afirma encontrar en las bitácoras algo “muy necesario” como la frivolidad o la ironía, pero añade que a pesar de la popularización del discurso en muchos casos se siguen “reforzando prejuicios” sobre lo que significa ser una buena o una mala madre.

Recuperar el relato

En todo caso, lo que parece claro, como afirma Mónica de la Fuente, es que las bitácoras han permitido a las blogueras “empoderarse como madres y mujeres y dar valor a la maternidad como tema de conversación digno, y no el manido “ya estáis hablando de niños”. Recuperar, en cierto modo, su voz en el relato de la maternidad y también la representación social de esta, que como afirma Cira Crespo “históricamente había sido elaborada por los profesionales de la salud, las instituciones y los medios de comunicación”, pasando ahora a ser difundida por sus verdaderas protagonistas, las madres, que tienen en sus blogs unos excelentes altavoces para potenciar esa difusión.

“Está claro que Internet y el acceso a tanta información ha favorecido el cuestionamiento de la autoridad, sobre todo en el caso de los sanitarios”, reflexiona la autora de ‘Madres en red: del lavadero a la blogosfera’. Crespo dice entender que este cuestionamiento “dé un poco de miedo, porque puede ser caldo de cultivo de abusos”, pero asegura que es positivo “porque obliga a los profesionales a ponerse las pilas y a hacerlo mejor”.

Para Mónica de la Fuente, por su parte, los profesionales siguen estando muy presentes y contando con su rol de autoridad, pero matiza que en la blogosfera “se busca precisamente la conversación entre iguales, el debate, y el testimonio de lo que a ti te ha funcionado, o no, y por qué”. Por tanto, estos profesionales “siguen teniendo su papel aunque han tenido que adaptarse al entorno y entrar en la conversación digital. Salir de la consulta y hablar nuestro idioma”.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información