Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
2017 año del turismo sostenible

Así África se alista en el turismo sostenible

Tecnología, formación, seguridad y cuidado del medio ambiente son algunos de los retos

Un joven masai toma una foto a un grupo de turistas.
Un joven masai toma una foto a un grupo de turistas.

Los 1.200 millones de turistas que cada año se desplazan por el globo pueden ser un problema o una oportunidad, según la Organización Mundial del Turismo (OMT). La cuestión es especialmente peliaguda para los países africanos, que quieren apostar por este sector al alza como base para un desarrollo sostenible al mismo tiempo que se enfrentan a enormes retos relacionados con la tecnología, la creación de empleo digno, cuidado del medioambiente y la participación de mujeres y jóvenes.

Tras la inauguración del Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo en la 37ª Feria Internacional del Turismo (Fitur), en Madrid, la OMT y Casa África aunaron esfuerzos por octavo año consecutivo para organizar este jueves el Foro de Inversiones y Negocios Turísticos de África (Investour). En el evento, que contó con la presencia de 21 ministros del sector, se celebraron mesas redondas y encuentros empresariales para abordar cuestiones clave como la tecnología y el capital humano.

El peso de África dentro de la industria mundial de los viajes es hoy del 5%, a pesar de los obstáculos que se presentaron a lo largo de los últimos años, como la crisis desencadenada por el brote de ébola desde 2014 en algunos países o por los ataques terroristas que se han cebado sobre todo en el norte del continente y la zona occidental. Mientras el turismo en el conjunto creció a un ritmo del 3,9% en 2016, en el continente africano el incremento fue del 8%. Y fue aún mayor, un 11%, en el caso de la región subsahariana, según el último barómetro de la OMT. Se espera que para 2030 las llegadas de turistas se habrán triplicado, representando un amplio abanico de potenciales empleos para una juventud ávida de oportunidades que será de 830 millones de personas en 2050.

Estos son algunos de los retos a los que tiene que hacer frente África para sumarse al tren del turismo sostenible:

Tecnología

“Los modelos de turismo cambian porque los turistas cambian”, explicó la sudafricana Anita Mendiratta, directora general y fundadora de Cachet Consulting. Para esa transformación, los medios de comunicación juegan un papel fundamental, ya que pueden representar grandes aliados a la hora de dar a conocer el continente. “Muchas veces la gente ve un riesgo en ir a África, pero el riesgo es perder la oportunidad de conocerla”, reivindicó.

El peso de África dentro de la industria mundial de los viajes es del 5%

Cada vez más, inversionistas internacionales y locales reparan en la oportunidad que las innovaciones tecnológicas suponen para los desafíos del sector, sobre todo en África, donde las nuevas tecnología han revolucionado las formas tradicionales de hacer comercio y en un momento en el que más de la mitad de transacciones comerciales se hacen a través del móvil. “Estamos en la era de los datos masivos. Es esencial contar con plataformas interactivas. El 60% de la población africana tiene menos de 25 años. Son la generación de los millennials y viven muy ligados a las tecnologías”, dijo el sudafricano Kwakye Donkor, director de márketing y comunicaciones de la Organización Regional de Turismo de África Austral (Retosa).

Paul Midy, jefe ejecutivo de Jumia Travel, una agencia sudafricana de viajes online, abogó por cubrir de manera urgente el déficit de buenos buscadores de viajes que refleje la variedad de ofertas en el continente e insistió en la necesidad de fortalecer la red wifi. Por ello, incidió en la necesidad de apoyar la manufactura local de aparatos tecnológicos e incrementar los centros de innovación para disminuir la dependencia de las importaciones electrónicas y dar más autonomía a la hora de desarrollar las tecnologías capaces de apoyar el sector.

Formación

Los ponentes coincidieron en que es imprescindible que haya una cooperación entre el sector público y privado para poner en marcha proyectos educativos de formación de trabajadores del sector. “No todo el mundo puede permitirse pagarse unos estudios. Por eso es crucial que sensibilicemos a todos los implicados”, recordó la directora de desarrollo de negocios de la Asociación Africana de Profesionales de la Aviación, Fadi Noutchemo.

“No se están tomando suficientes medidas para educar a los recursos humanos. Necesitamos gente cualificada. Por ello los gobiernos deberían ponerse manos a la obra para crear más escuelas de formación”, agregó el director de Azalaï Hotels en Mali, Mossadeck Bally. La cadena ha fundado la primera escuela de formación hotelera en Bamako, la Ecole Hôtelière Chiaka Sidibé, que ya ha formado a 60 estudiantes. “Todos ellos están empleados hoy”, aseguró.

El Instituto de Formación de Hostelería y Turismo de Uganda, un proyecto apoyado por el Banco Mundial, representa uno de los ejemplos más exitosos y con más trayectoria del continente. “El turismo es uno de los sectores que tiene un crecimiento más acelerado en nuestro país, por eso esta escuela está en el núcleo de nuestras políticas”, explicó a Planeta Futuro el Ministro de Turismo, Fauna y Antigüedades de Uganda, Ephraim Kamuntu, tras el encuentro. “Durante los últimos cuatro años hemos tenido a un centenar de alumnos por curso, con más mujeres que hombres, tanto entre los estudiantes como entre los formadores”, añadió.

No se están tomando suficientes medidas para educar a los recursos humanos

Mossadeck Bally (Azalaï Hotels)

El Gobierno de Ruanda también está apoyando la creación de una escuela de hostelería que debería abrir sus puertas, según las previsiones, este año. “Puedes contar con los mejores talentos para que vayan a tu país y la mejor infraestructura, pero todo está en juego en el desarrollo del capital humano local. Creo que es importante implementar también programas específicos para que las mujeres que tienen que hacerse cargo de los hijos puedan estudiar”, dijo Sonia Tatar, directora de Les Roches Internacional, que asesora al Gobierno de Ruanda.

Sin embargo, la sudafricana Johanna Mukoki, fundadora de la compañía Travel with Flair, reconoció que existen dificultades para las mujeres a la hora de conseguir financiación y pidió que empresas y bancos otorguen fondos especiales para ellas.

Seguridad

Además de ser un vector que puede contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población y la protección del medio ambiente, el turismo puede ser un aliado contra el terrorismo, explica el ministro de Turismo de Níger, Ahmed Boto.

“Contamos con un enorme potencial, pero tenemos que enfrentarnos a la cuestión de la seguridad. Aún no hemos logrado convencer a los turistas de que pueden visitar nuestro país y eso hace que sea difícil para nosotros de desarrollar la industria y crear las condiciones para cuidar del medio ambiente”, admite. “Sin embargo, este sector puede crear oportunidades de empleo y alejar a los jóvenes del peligro de caer en el fundamentalismo”.

Cambio climático y medio ambiente

“El turismo puede ser una forma de evitar la despoblación rural en África”, según la directora de desarrollo de negocios de la Asociación Africana de Profesionales de la Aviación, Fadi Noutchemo.

Para Taleb Rifai, secretario general de la OMT, el problema con el cambio climático en el continente está relacionado con el crecimiento sin control de las ciudades, las visitas de los turistas a parques naturales y la caza furtiva. “Los beneficios económicos y sociales pueden funcionar como incentivos para buscar soluciones a estos problemas. En las ciudades, hay que crear más empleo. En las zonas rurales, hay que programar intervenciones con las comunidades locales. Tienen que aprender a cuidar del medio ambiente por su bien. No podemos enfrentarnos al cambio climático sin su cooperación”.

Más información