Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Futuro

Trump debe elegir. O tomarse en serio el cambio climático como Obama, Merkel, Hollande, el papa Francisco o DiCaprio —que no parecen ni indocumentados ni ecologistas radicales— o intentar olvidarlo. En 2016 la NASA y los científicos han vuelto a registrar récords en temperaturas, deshielo en los casquetes polares, aumento de catástrofes por el clima, deforestación, extinción de especies... Aquí, sin gobernar Trump, somos el país que más ha aumentado las emisiones de CO2. Un 18% en los últimos 25 años (¡y un 3% en 2015!), mientras Europa las reducía un 23%. Tampoco hemos adaptado nuestras ciudades, la agricultura o el turismo; ni siquiera hemos hablado de ello. Las renovables, los tejados solares, los vehículos eléctricos, la alimentación ecológica y con productos cercanos, el transporte público, el desarrollo rural, la biodiversidad , la economía verde y circular esperan su oportunidad. El mundo tiene capacidad, creatividad e inteligencia para solucionar este problema, pero hay que empezar ya. A pesar de todas sus declaraciones, Trump no podrá olvidar el cambio climático, se lo tendrá que tomar tan en serio como se merece. Ojalá aquí pase lo mismo.— Fernando Prieto. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.