Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres seguirán sin conducir en Arabia Saudí

Las activistas rechazan un comité para estudiar la prohición y piden que vote el Consejo Consultivo

Dos mujeres saudíes esperan en un restaurante
Dos mujeres saudíes esperan en un restaurante FRANCE PRESS

El Consejo Consultivo (Majlis al Shura) de Arabia Saudí rechazó la semana pasada una propuesta para estudiar la anacrónica prohibición de que las mujeres conduzcan en el reino. Lo más curioso del asunto es que muchos miembros favorables a que puedan hacerlo, incluidas mujeres, votaron en contra.

Al parecer la moción fue iniciativa de uno de los hombres integrantes de esa cámara, que aconseja al Gobierno pero carece de poderes legislativos. Proponía que un comité estableciera qué dificultades se presentarían si las mujeres empezaban a conducir y qué sería necesario para permitirles hacerlo. Pero no alcanzó el respaldo mínimo de 76 de sus 150 miembros, entre los que hay 30 mujeres.

“Muchos miembros que apoyan el levantamiento de la prohibición rechazaron la propuesta y estoy de acuerdo con ellos”, explica a EL PAÍS una activista de los derechos de la mujer que estuvo presente en el debate. “No quieren establecer un comité que estudie si debieran o no permitir que conduzcamos. Eso puede llevar años. Quieren un voto directo sobre si levantar o no la prohibición”, añade.

Arabia Saudí es el único país del mundo que impide conducir a las mujeres, entre otras restricciones legales. Desde hace años, numerosas activistas llevan a cabo una campaña pidiendo que se levante la prohibición, que limita su capacidad para estudiar y trabajar. Para la mayoría resulta muy costoso pagar los entre 400 y 500 euros mensuales que cuesta un chófer privado. No obstante, su necesidad de desplazarse, no solo ellas sino también sus hijos pequeños, ha dado lugar a un ejército de conductores extranjeros que medios locales estiman en un millón de inmigrantes.

Ahora, en una época de vacas flacas por los bajos precios del petróleo, muchos saudíes pensaban que era el momento para dar el paso. De hecho, el ambicioso proyecto de reformas del hombre fuerte del Reino del Desierto, el príncipe Mohamed Bin Salmán, contempla aumentar la participación de las mujeres en la fuerza laboral del 23% al 28% para el año 2020. La posibilidad de permitirles conducir ni siquiera se menciona.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.