La impopularidad de Trump castiga a sus hoteles

El nuevo establecimiento de Washington baja a la mitad sus precios en su primer mes

Vista del hall del Trump International Hotel en Washington.
Vista del hall del Trump International Hotel en Washington.Pablo Martinez Monsivais (AP Photo)

Donald Trump quería utilizar su imperio hotelero como un ejemplo de éxito que impulsara su campaña, pero está ocurriendo lo contrario: la impopularidad del candidato republicano a las elecciones presidenciales del 8 de noviembre está castigando a sus negocios.

Más información

En un mediodía reciente, solo estaban llenos un tercio del vestíbulo y el restaurante del nuevo hotel de lujo de Trump en Washington. Había pocos taxis en la puerta. En su primer mes en funcionamiento, el establecimiento, ubicado a tres manzanas de la Casa Blanca, ha bajado sus precios al atraer a menos clientes de los previstos. Es un fenómeno extendido: las reservas en los hoteles del republicano en Nueva York, Las Vegas y Chicago cayeron un 58% en la primera mitad de 2016 respecto al mismo periodo del año anterior, según la publicación de viajes Hipmunk.

Los trabajadores del hotel de Washington, que este miércoles Trump inauguró oficialmente a bombo y platillo, aseguran que ha habido mucha ocupación en las primeras semanas. Pero la habitación más barata cuesta el próximo fin de semana 404 dólares, la mitad que a mediados de septiembre.

“Es normal que le afecte”, dice en la barra del bar del hotel, de estética kitsch, un empresario del sector de la restauración que declina dar su nombre. Cree que es pronto para sacar conclusiones y esgrime que del mismo modo que la campaña populista de Trump puede dañar su marca empresarial, también puede reforzarla entre sus fieles.

Un 61% de los estadounidenses tiene una opinión desfavorable del republicano y un 53% de su rival, la demócrata Hillary Clinton, según las últimas encuestas.

Trump promociona cada vez que puede su hotel de Washington. Se jacta de que, gane o pierda, su nombre estará en la avenida por la que transita el presidente el día de la investidura. Pero el hotel le trae por ahora más penas que alegrías: ha habido pintadas en la fachada y protestas en sus puertas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción