Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué nos vuelve locos la gastronomía asturiana?

Hoy, 8 de septiembre, se celebra el día de Asturias, cuna de una cocina que está moda y con delicias como el cachopo. ¿Pero sabes cuál es la diferencia entre el pote y la fabada? ¿O cuántas variedades de Cabrales hay? Te lo explicamos

Un grupo de personas escanciando sidra en Gijón.

El día 8 de septiembre se celebra el día de Asturias, patria querida del buen comer y del buen beber. Si sois de los que, aunque sea por un día, os gusta sentiros asturianos, no desesperéis, no hace falta aprender bable ni escanciar sidra. Quizás sólo conocer las peculiaridades de la cocina de cada sitio y así no equivocaros cuando os sentéis a la mesa. Aquí van unas cuantas pinceladas.

Menú del día: Caldereta y cachopo

Pocos son los asturianos que se saltan algún plato del menú; son comensales de primero, segundo y postre – y porque no hay más platos en el menú-. En Asturias, un primer plato muy famoso es la caldereta, que se cocina básicamente con pescado – fundamentalmente azul- y marisco del Cantábrico, por lo que es la opción perfecta para los que prefieren un primer plato no excesivamente aplastante. La caldereta es un guiso que se hace en una marmita o caldero en el que se cuecen las verduras y el pescado a fuego lento, cocina totalmente tradicional y bien de fundamento pero sin llegar a saciar del todo. Siempre hay que dejar hueco para el segundo.

Cachopo de Casa de Asturias, en Madrid

Si os queda hueco en el estómago – es decir, no repetís primer plato- podéis encontrar muchas opciones claras para el segundo plato, pero el cachopo es la apuesta segura. El cachopo es un plato que se ha popularizado mucho en Asturias y que no falta en los restaurantes asturianos de las grandes ciudades. Dos filetes de ternera tamaño brontosaurio, con jamón y queso, rebozado y frito posteriormente. Se suele acompañar con patatas y pimientos y, en algunos sitios, con queso de cabrales (en la Casa de Asturias de Lavapiés, exigidlo). Pero cuidado, su tamaño mastodóntico puede hacerte pasar más de una penuria a lo Crónicas Carnívoras. Dicen que pronto tendremos en Atocha una cachopomatic, ¿será verdad?. Hasta la fecha, todo son conjeturas.

Fabada y pote son dos cosas distintas

Teniendo en cuenta que es un plato de invierno y que todavía rozamos casi 40 grados de sofocante calor, que la demanda de fabada se dispare en el Día de Asturias es lo más maravillosamente calórico que nos puede pasar ahora que llegamos a la recta final del verano. Pero hay que ponerse serios, ya que no en todos los sitios que se presentan como “asturianos” tienen una fabada pasable. La faba asturiana es muy característica, ya que es bastante más grande que la alubia blanca común pero más pequeña que los judiones de Sanabria, por poner un ejemplo. Además, se dice que la fabada ha de hacerse con chorizo y morcilla asturianos a modo de compango (acompañamiento) y prepararse en la víspera para que coja contundencia. Si el caldito de la fabada es poco consistente, desconfiad. Un buen vino del Bierzo le puede ir fetén como maridaje.

Poned mucha atención porque aún hay quien confunde una fabada con un pote asturiano, que si bien son primos hermanos, nada tienen que ver el uno con el otro. El pote asturiano también lleva fabes, pero es un cocido que lleva otras lindezas como la oreja o las manitas del cerdo. Es un plato bastante más caldoso que la fabada y suele venir acompañado con berza y patatas. También es un plato típico del invierno, pero no es sencillo encontrarlo en las grandes ciudades. Y no, señores, un caldo con chorizo y fabes NO es un pote asturiano, no nos subestimen. Barceloneses, no dejen de visitar La Cuchara del Norte (Villarroel, 88)

Un plato de frixuelos

No todo es Cabrales y sidra

En casi todas las regiones españolas existe un queso autóctono que hace de embajador de la gastronomía de la zona. Si hay una evidente característica en los asturianos es que, en lo que respecta al paladar del queso, les mola el rock & roll, la explosión del sabor de quesos fuertes y picantes. En Asturias, existe vida más allá del queso de cabrales, cuyo efecto olfativo es similar al de la torta, pero se caracteriza más por su aspereza y su versatilidad en la cocina.

Existen más de cuarenta variedades diferentes de queso en la región, a cada cual más flipante. Asturias es tierra de queso azul, y una gran recomendación es probar el queso de Gamonéu, que a primera vista os parecerá que tiene una pinta un tanto siniestra, pero en la boca es un pellizco de electricidad fabuloso. En el mes de octubre hay varios certámenes en Asturias en el que este queso tiene un papel importante. Ya tenéis excusa para hacer turismo rural.

Es posible que muchos de vosotros no podáis salir a comer por ahí, y una fabada para cenar con este calor como que no. No pasa nada, siempre nos quedará irnos de tapeo. En una barra asturiana que se precie nunca debe faltar la sidra natural, que no tiene nada que ver con la industrial, que no deja de ser un refresco. Y ya no es problema no saber escanciarla, en muchas sidrerías de la capital, como en A Cañada, ya existen escanciadores individuales, por lo que ya no hay excusa. Es el momento perfecto para pedir unos chorizos a la sidra, un poquito de lacón, butiello, la deliciosa longaniza de Avilés, el pastel de cabracho y, si tenéis la suerte de encontrarlo, el erizo de mar. Pero en Asturias no sólo se bebe sidra, hay que hacer digna mención a los vinos de Cangas, que se pueden encontrar en muchas bodegas y enotecas de la capital.

Y de postre, frixuelos, ¡Puxa Asturies!

Bonus Track para extremeños

D.D.

- El 8 de septiembre también se celebra el día de Extremadura,

- El año pasado Cáceres fue la capital de la gastronomía española. Reconocimiento bien merecido

- En Extremadura también se hace una caldereta muy famosa con cordero o cabrito

- La Torta del Casar es el queso más famoso, pero la Torta de Serena podría dejar en el sitio a más de un entendido

- El cordero asado sin zorongollo no es cordero. Es una ensalada de pimiento asado perfecta como acompañamiento

- El morro extremeño o Pestorejo es un plato de careta de cerdo a la brasa que en la ciudad de Plasencia es una institucón

- Desde el vino de Pitarra al Habla del Silencio hay un abismo. Extremadura se ha puesto las pilas. Incluso en Almendralejo se hace un cava bastante más que aceptable

- Las perrunillas deberían ser Patrimonio dela Humanidad

- Cerex es la única cerveza artesana que se ha atrevido a sacar una variante con cereza del Jerte

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.