Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Blue Ivy, qué niña más fea" (o sobre la decisión de Beyoncé de compartir fotos de su hija)

Internet vuelve a tocar fondo al cebarse con el físico de una niña de 4 años. ¿Deberían plantarse los padres?

hija de beyoncé

Antes de realizar una gloriosa actuación en los premios MTV, celebrados la noche del 28 de agosto para reconocer el mérito de los mejores vídeos de música del año, Beyoncé compartió en su página de Facebook una foto con Blue Ivy Carter, la hija de 4 años que tiene con el rapero Jay Z. E Internet volvió a tocar fondo. La imagen, que se aprecia al completo bajo estas líneas, suma casi 1 millón de me gusta, 90.000 compartidos y más de 10.000 comentarios, muchos de ellos negativos.

En varios idiomas, los seguidores de la cantante en redes sociales se dedicaron a criticar el aspecto físico de la pequeña. "Parece un niño" o "qué niña más fea, por dios, cualquiera diría que es hija de Beyoncé" son algunos de los dardos envenenados que los internautas, parapetados tras sus pantallas, lanzaban a la menor.

"Blue Ivy, qué niña más fea" (o sobre la decisión de Beyoncé de compartir fotos de su hija)
Capturas de pantalla del Facebook de Beyoncé.
Capturas de pantalla del Facebook de Beyoncé.

El prestigioso semanario americano Time ha dedicado una de sus últimas portadas a la inquina que corre por la Red, con el titular: "Por qué la cultura del odio se ha apoderado de Internet". En sus páginas, el reportaje hace referencia a un estudio publicado hace dos años por el Survey Research Center, de la Universidad de Michigan (EE UU), según el cual el 70% de los jóvenes entre 18 y 24 años se han sentido acosados alguna vez en Internet. Como reza el artículo, ya no se trata de una guerra de los trolls contra la homosexualidad, el aborto o las letras de rap, "sino que se ha expandido hacia todos los lados y hacia todas las cosas". Sin importar la fragilidad de su objetivo.

Portada de 'Time' sobre los 'trolls' de Internet.
Portada de 'Time' sobre los 'trolls' de Internet.

Con ese panorama, ¿expondría usted a su hijo a la fiereza de las redes? Hasta el momento, la decisión de los progenitores al respecto es sagrada e irrefutable, se llamen estos Beyoncé y Jay Z o María y José. Y los expertos aseguran que aún es pronto para medir las consecuencias, pues se trata de un fenómeno relativamente nuevo. Pero los propios menores muestran sus reticencias: según este estudio, también de la Universidad de Michigan, a ellos les preocupan más las fotos que suben sus padres a Facebook que a sus propios padres. Y la justicia francesa advierte: compartir fotos de los críos sin su consentimiento puede suponer multas a los tutores de hasta 45.000 euros. Así las cosas, la última palabra la tiene Blue Ivy, quien, por cierto, es una niña de cuento, digan lo que digan los haters.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información