Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Derechos del castellanohablante

Es lamentable cómo en Cataluña no se respeta la existencia de dos lenguas oficiales. Por ejemplo, en la capital leridana. Encontrar impresos en español en las oficinas del Ayuntamiento, en muchos casos es un auténtico calvario. Y actos municipales, carteles del Ayuntamiento, redes sociales —tanto Twitter como Facebook— o la revista municipal no tienen ni una sola palabra en la lengua que hablamos la mitad de los leridanos, lo que demuestra una falta de sensibilidad no solo lingüística, sino también social y democrática. Una institución debería respetar los derechos lingüísticos de los hablantes de ambas lenguas oficiales y no solo los de una de ellas. Los castellanohablantes tenemos las mismas obligaciones y pagamos los mismos impuestos que los catalanohablantes. No entendemos por qué se nos trata como ciudadanos de segunda.— Miguel Torres. Lleida.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.