Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Solar Impulse II aterriza en San Francisco tras atravesar el Pacífico

El avión propulsado por energía solar completa una nueva etapa en su intento de dar la vuelta al mundo

El Solar Impulse II,un avión propulsado exclusivamente por energía solar, aterrizó ayer en Mountain View, la localidad californiana conocida por ser la sede de Google, tras atravesar el océano Pacífico dentro de su intento por ser la primera aeronave de este tipo que da la vuelta al mundo. La nave tomó tierra a las 8.45 (hora peninsular española; las 23.45 del sábado, hora local) tras sobrevolar la bahía de San Francisco y el emblemático puente Golden Gate, según informó la web del proyecto.

“He cruzado el puente; oficialmente estoy en América”, fueron las primeras palabras de Bertrand Piccard, uno de los dos creadores del aparato y su piloto, a través del sistema de comunicación de la nave. Piccard cubrió un vuelo de tres días y tres noches desde Hawái sin ningún tipo de carburante en un recorrido de 4.528 kilómetros. Partió del aeropuerto hawaiano de Kalaeloa a las 16.15 del jueves. Con este último trayecto, el avión solar ha completado la travesía del Pacífico que inició su otro inventor, André Broschberg, en 2015.

El proyecto sufrió un importante traspié en Hawái, donde la aeronave tuvo que permanecer casi 300 días para solucionar las averías que sufrió en el duro periplo desde Japón. El Solar Impulse II despegó el 28 de junio de 2015 de la ciudad japonesa de Nagoya, donde debió realizar un aterrizaje de emergencia, y cubrió en casi 118 horas los 8.900 kilómetros que le separaban del archipiélago estadounidense. “Hace un siglo, ¿quién podía imaginar que un avión solar fuese a cruzar el Golden Gate así, como lo hacían los aviones que tenían entonces? Este avión ni hace ruido ni contamina. Estamos ante una nueva era; no es ciencia-ficción, es la realidad de hoy”, dice emocionado Piccard en un vídeo colgado en la página de la iniciativa.

Aterrizar en el aeródromo de Moffet Field tampoco es una decisión aleatoria. En dicho centro, sito en Mountain View, la NASA realizó algunas de sus pruebas más relevantes para llegar a la Luna. Una compañía, Moon Express, pretende repetirlo con robots y después poblar el satélite. La dureza del vuelo desde Japón y de las condiciones atmosféricas motivaron que las baterías del aparato se estropeasen, por lo que el equipo aprovechó su estancia en Hawái para repararlas, incorporar mejoras tecnológicas y realizar varios vuelos de mantenimiento.

A Nueva York y Europa

Este proyecto busca concienciar y convencer a los Gobiernos del mundo de que desarrollen soluciones tecnológicas que permitan preservar el medio ambiente. En California, el vuelo se ha interpretado como una hazaña y un triunfo colectivo.

El Solar Impulse II continuará ahora su viaje hacia Nueva York, desde donde está previsto que vuele a Europa, para seguir al norte de África y completar su periplo en Abu Dabi, donde inició la gira. En total, el aparato tiene que recorrer 35.000 kilómetros y cruzar dos océanos a una velocidad media de 50 a 100 km/h. Este trayecto debería durar cinco meses, con 25 días de vuelo efectivo, antes de llegar al emirato del Golfo.

 

Más información