Seres Urbanos
Coordinado por Fernando Casado

El espacio público como experiencia

Teniendo en cuenta las demandas y desafíos que presentan las ciudades de hoy para recuperar la relación entre individuo, sociedad y entorno urbano, hace pensar que la interacción social es una de las necesidades primordiales para garantizar la armonía del sistema de vida urbano. Para ello, es necesario un espacio común que invite, agrupe e identifique.

Conversando con distintos ciudadanos de a pié acerca de como visualizan el espacio público de su ciudad, la mayoría coinciden con la figura de un espacio abierto con árboles, rodeado de bancos para el descanso y la contemplación, con una colorida zona de juegos en pavimento arenoso para el disfrute de los más pequeños. Otros, tienden a imaginárselo como un plaza, un espacio de carácter señorial, de pavimento adoquinado, con una fuente o estatua central habitada por palomas callejeras con pequeñas dosis de verde.

Es muy poco común imaginarse el espacio público en acción, visualizando su uso y su función. Estos espacios imaginarios, espacios verdes, arenosos, adoquinados, “estéticamente correctos” tienden muchas veces a desaparecer por falta de uso, y pasan a ser deshechos urbanos.

El espacio público debería ser entendido como un espacio cambiante, un espacio que se adapta a distintas situaciones y escenarios; un espacio versátil que da la bienvenida a cualquiera aportando creatividad, ingenio y diversión.

Basurama es una empresa de diseño social que propone un nuevo urbanismo, nuevos espacios dinamizadores y activos. Ellos son un colectivo de ocho arquitectos y un ambientalista que realizan proyectos urbanos en espacios públicos a través de estrategias lúdicas y participativas, donde el protagonista de sus proyectos es la basura.

Tal como lo señalan en su web:

La basura es transversal, democrática, unificadora y ante todo es un recurso al alcance de todos, de fácil acceso y de enorme potencial creativo. Cuando colocamos el residuo en el centro de nuestro discurso nos interesa como herramienta, como materia de creación y como mecanismo de reflexión sobre lo que somos (como personas, como comunidad, como sociedad…). Es una manera de cuestionar las propias estructuras en las que nos integramos con la intención de buscar alternativas.

En la mayoría de sus proyectos, hacen hincapié en la importancia de los espacios públicos como punto de encuentro e interacción, y prolongan la vida útil de ciertos materiales para no terminar arrojados y abandonados.

La ciudad es para jugar” fue una intervención urbana realizada dentro del marco del festival “Virada Cultural 2013” de São Paulo, convirtiéndose en un referente para la sociedad brasileña al entender que de deshechos urbanos puede salir un apasionante proyecto, transformando el espacio público en un lugar privilegiado.

Esta intervención se ubicó en el Valle de Anhangabaú, en pleno centro de São Paulo. Consistió en colgar desde el Viaducto do Chá -la primera obra de ingeniería de este tipo de la ciudad- largos columpios (o sillas voladoras) hechos con neumáticos abandonados. Largas cuerdas y banderas de colores formaban parte de la intervención, así como también lo eran los observadores que se colocaban tanto arriba del viaducto como abajo, acompañados de largas colas de gente esperando su turno para columpiarse y “volar” bajo del puente.

Este tipo de intervenciones, muestran que la ciudad también puede ser explotada de una manera lúdica, entregando a sus habitantes nuevas experiencias que rompen con la rutina de la que son parte ciertos lugares de nuestras ciudades. La importancia de los espacios públicos como punto de encuentro en las ciudades es vital en el proceso de hacer ciudad. Es importante el habitar y recuperar el espacio público para generar un común construido entre todas las personas para el disfrute tanto individual como colectivo.

Al fin y al cabo, el espacio público es el lugar donde tiene cabida la vida común de la ciudad: la socialización, el intercambio, el encuentro… Una función que ningún otro espacio ha podido lograr hasta ahora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS