Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mama Salone es la nueva superviviente del ébola

Sierra Leona ha pasado de estar enferma del mayor brote de la historia del virus a ser declarada libre del virus. Celebremos

Imagen encontrada en Kumala, Sierra Leona, la víspera de la celebración del fin del ébola en el país. Ampliar foto
Imagen encontrada en Kumala, Sierra Leona, la víspera de la celebración del fin del ébola en el país.

¡Acabamos de ganar la guerra contra el ébola! La humanidad lo acaba de hacer. Así de contundente, de hecho, podría terminar aquí el artículo. Nada más. Solo queríamos eso, erradicar el virus. La pobre Mama Salone, como llaman cariñosamente a Sierra Leona, ha pasado de estar enferma del mayor brote de la historia del virus a ser oficialmente la nueva superviviente del ébola.

En el distrito de Koinadugu, Sierra Leona, en el equipo de Médicos del Mundo nos estamos empapando de la gran celebración que se respira en cada rincón. Es tal el ambiente que no permite ninguna contención. Las calles de Yoria reciben los mensajes radiofónicos, carteles en las calles de ¡Ebola champions! junto con el aluvión de imágenes sobre el final del ébola que circulan en las redes sociales, hacen que estos días sean de esos que merezcan la pena ser recordados.

Sin embargo, hemos de ser prudentes. Lo sabemos, no podemos cometer el desliz de Liberia, esto es, estar considerado libre del virus para luego descubrir nuevos casos. Mantendremos las precauciones y medidas higiénicas de acuerdo con el nuevo protocolo de actuación. Estamos preparados pero, si se nos permite, queremos celebrar nuestra gran noticia.

No ha sido fácil. La cuenta atrás para declarar fin de ébola fue truncada no pocas veces. Se tuvo que detener dicha cuenta atrás ante los nuevos casos en el distrito de Bombali y Kambia. Por si fuera poco, se unieron devastadoras inundaciones en Freetown durante la cuales el país estuvo declarado en estado de emergencia nacional. Vivimos en una montaña rusa de emociones, en las cuales cualquier noticia tiene una repercusión notoria.

Finalmente, la cuenta atrás se reanudó a finales de septiembre. Mientras tanto, comenzamos la transición a la normalidad. En el departamento psicosocial de Médicos del Mundo realizamos un estudio de necesidades sobre los supervivientes del virus y familias afectadas por el brote. El equipo médico y WASH (agua y saneamiento) se encarga actualmente de desmantelar los Holding Centers (antiguos centros que albergaban a pacientes con sintomatología afín al ébola) dando lugar en un futuro cercano a un centro de salud con zona de aislamiento. Ese es el caso, por ejemplo, de Kumala. Algo así como “matar a la bestia” y ver florecer un nuevo porvenir en forma de centro sanitario.

Los días se contaban como uno menos para declarar al país libre del virus. Eso ya es historia. Ya podemos señalar con el dedo a ébola, personificarlo, darle forma y decirle a la cara: ¡Fue un horror haberte conocido y ya es suficiente! ¡Ya no más, ve por dónde nunca debiste salir! Se acabó.

Unos niños juegan la víspera de que la OMS declarase a Sierra Leona libre de ébola en Kumala. ampliar foto
Unos niños juegan la víspera de que la OMS declarase a Sierra Leona libre de ébola en Kumala.

Queremos festejarlo como se merece, prometemos tomar las medidas preventivas y la cautela para que no ocurra un nuevo rebrote. Humildemente, y si no es mucha molestia, nos damos toda la potestad para vivir y sentir con plenitud el final de la guerra, saber que eso que se llamaba ébola formará parte de los libros de historia en escuelas, pero no parte de nuestro presente.

Nos permitimos poder disfrutar de estos días en loa que tenemos todo el derecho de gritar al mundo una certidumbre: Sierra Leona se encuentra, oficialmente, libre del virus del ébola.

 Airam Vadillo es psicólogo del equipo de Médicos del Mundo en Koinadugu, Sierra Leona.