el pulso
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

A un ladrón de bicicletas

¿Te puedo preguntar por qué? La última vez fue la canasta. Hoy, el asiento. Te robarías los pedales, si pudieras

Hace unos meses, después de que se robaran por enésima vez el asiento de mi bicicleta, decidí escribirle una carta al ladrón del barrio. Les pedí a varias personas que me enviaran una línea dirigida a sus propios ladrones de bicicleta. Muchas personas respondieron. Con sus frases, compuse esta carta colectiva, que luego pegué por el barrio. En semanas subsecuentes, aparecieron por el barrio otras cartas, de otras personas cuyas bicicletas habían sido robadas. No ha habido robos en dos semanas. Reproduzco aquí un fragmento de la carta, en traducción de Elvira Liceaga, para que pueda ser utilizada de la forma que sea por todos a cuantos se les haya privado del privilegio de montarse un día a su bicicleta.

Decidí escribirle una carta al ladrón del barrio. No ha habido robos en dos semanas

Querido ladrón de bicicletas: ¿Te puedo preguntar por qué? ¿Por qué te robas partes de mi bicicleta? La última vez fue la canasta. Hoy, el asiento. Te robarías los pedales, si pudieras. Te robarías la pintura y las calcomanías, si pudieras. Mi hija dice que debes de estar armando tu propia bicicleta con partes de las nuestras. Una vez robaste la bicicleta de mi madre. Tiene 64 años y esa era su primera bicicleta. Se le iluminaban los ojos cada vez que la montaba. El verano pasado te robaste la bicicleta de mi amiga. Te robaste su forma de transporte, pero además, una de sus pocas fuentes de alegría. ¿No tienes mejores cosas que robar? ¿No aprendiste nada de Vittorio de Sica, ordinario filisteo? Robar bicicletas es el crimen más antisocial que existe. Tal vez no te importe, pero me parece que deberías saberlo. No puedo pagar una nueva bicicleta todos los años. Pero todos los años repites la historia. Eres como el Pierre Menard de los ladrones de bicicletas. ¿Sabías que por robar una bicicleta son siete años de mala suerte? No me malinterpretes. No te deseo verdadero mal, pero espero que te raspes los tobillos con cada pedal que te topes.

elpaissemanal@elpais.es

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción