Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oda a la creatividad torrencial

‘La canción de la bolsa para el mareo’ de Nick Cave es un poema narrativo sobre sus viajes por Estados Unidos durante la gira del año pasado

Nick Cave.
Nick Cave.

No es la primera vez que Nick Cave (Warracknabeal, 1957) escribe un libro, pero nunca antes lo había hecho de forma tan sorprendente y torrencial. “Empecé a escribir una canción larga en una bolsa de mareo de un avión, pero mis pensamientos se desparramaron y se convirtieron en un libro”, explica en conversación telefónica desde Copenhague. Conocido y admirado por su faceta de cantante y compositor, el australiano ya había dado rienda suelta a su vena narrativa en Y el asno vio al ángel y La muerte de Bunny Munro, pero en La canción de la bolsa para el mareo (Sexto Piso) este músico oscuro y magnético rompe definitivamente los pocos corsés de su hiperactiva cabeza. “A diferencia de una canción, no tenía límites. Y eso me llevó a conectarme de otra forma con lo que escribía”.

En la carretera

Oda a la creatividad torrencial

Tras del documental 20.000 días en la tierra, La canción de la bolsa para el mareo es una nueva oportunidad para adentrarse en la inquieta y extravagante personalidad artística del australiano. La poesía de Nick Cave, ha defendido el novelista Hari Kunzru, merece ser tomada en serio. No es un capricho de estrella del rock.

La canción de la bolsa para el mareo es un poema narrativo épico sobre sus viajes por Estados Unidos durante la gira del año pasado. “Es un país maravillosamente complejo, terrorífico y bello. El lugar más excitante del mundo”. A su paso por Nueva York, Nueva Orleans, Portland o San Francisco, el músico experimenta con la poesía, la narrativa y las letras de canciones para dar forma a una vorágine de reflexiones, pero también de recuerdos, guiados sin más orden que la fuerza de las palabras escritas en las bolsas de los aviones, que aparecen fotografiadas en las páginas del libro. Las primeras se escribieron durante un trayecto a Nashville y hablan de un niño de 12 años que ve pasar un tren. “Es otra forma de expresarse, pero esto no es un libro de memorias. Me interesa más utilizar los recuerdos como algo épico y trascendental”. Siempre al acecho de inspiración, Cave señala: “No tenía referencias de poetas, pero, como en las canciones, tuve presentes a los beats: ellos intentaron explicar Estados Unidos para explicarse ellos mismos”.

Como sucede con su amplia obra musical, magna junto a The Bad Seeds, La canción de la bolsa para el mareo es una especie de oda a la creatividad, tanto que ofrece una lista de causas de procrastinación (Internet, teñirse el pelo, HBO, la religión). “El libro tiene elementos cómicos, pero lo que busco es que ayude a la motivación. Yo puedo escribir en cualquier parte. Y duermo poco, pero duermo”.