Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
#EmerGENTES

24 horas pegado al móvil

El 87% de los españoles tiene al lado el 'smartphone', según un estudio de Telefónica

Ignacio Gil mira el teléfono móvil en casa.
Ignacio Gil mira el teléfono móvil en casa.

Ignacio Gil, malagueño de 26 años, no se despega de su móvil en todo el día. Como el 82% de los españoles, según un informe de la Sociedad de la Información en España de Telefónica. Este licenciado en Periodismo trabaja en una empresa de comunicación madrileña. Para él, estar desconectado no es una opción. Admite que es dependiente, pero niega que esté enganchado sin despegar la mirada de la pequeña pantalla un solo instante. Este es el relato de un día cualquiera para él:

7.30 | El despertar

Lo primero que ha hecho Ignacio Gil apenas se ha despertado es mirar su smartphone; ha sonado tres veces. Ni rastro de un despertador analógico. Tardará cinco minutos en levantarse, pero antes echa un vistazo a WhatsApp y responde a los mensajes, como el 90% de los jóvenes, según un estudio de Tuenti Móvil. Para él, comprobar el teléfono antes de dormir y nada más despertar es como si fuera casi un acto reflejo.

Gil anda de un lado para otro con el iPhone en la mano. Hasta se lo lleva al baño. Mientras tanto, el grupo La Caja de Pandora hace de banda sonora. "No me gusta la radio, prefiero configurar mi propia lista de canciones en la aplicación de música Spotify", explica. Se viste y sale a la calle.

8.15 | De camino al trabajo

Ignacio Gil usa la moto como medio de transporte, pero ni montado en ella deja de prestar atención al smartphone. Coloca un adaptador al manillar para poder usarlo mientras conduce. Lo hace siempre que va a un nuevo destino, porque utiliza Google Maps. Ya no tiene que preguntar por una dirección.

8.30 | En la empresa

Es hora de leer las noticias desde las redes sociales. Gil consulta Twitter. A veces echa un vistazo en el ordenador, pero la mayoría del tiempo acude al iPhone. Justo antes de comenzar la jornada, entra en Facebook. "Ya no leo directamente desde las webs de noticias, ahora accedo desde Facebook o Twitter porque veo algo que me interesa", dice. Hace tiempo que no compra un periódico.

15.00 | En la comida

A la hora de comer en el trabajo, se sienta a la mesa. Le acompaña un compañero y el teléfono móvil, al que presta atención de tanto en tanto. Le llaman por teléfono y responde. Después recibe un correo electrónico, así que se toma un minuto para responder antes de terminar de comer.

17.00 | Con los amigos

Ignacio Gil cumple con las prácticas habituales de los jóvenes con el móvil. Un estudio de la operadora Tuenti Móvil señala que el 79% de los jóvenes de 18 a 35 años utilizó en 2014 el teléfono para hacer fotos. Gil trabaja ahora en una empresa de comunicación, pero cuando termina la jornada se dedica a su página web de reserva de pistas de pádel. Esta tarde ha quedado con los amigos para jugar y lleva camisetas con el nombre de su web. No va cargado con una cámara profesional ni tiene que llegar a casa para utilizar el ordenador. Todos se hacen fotos con el móvil y él las sube a Facebook al instante. “Hay que hacer imagen de marca”, explica.

20.00 | En casa

“Sobre esta hora es cuando hay más actividad en la red”, explica. “Llevo las redes sociales de pequeñas empresas, así que interactúo con los clientes y actualizo las cuentas de Instagram, Facebook y Twitter”, dice mientras chequea varias cuentas de estas redes en el ordenador. Ahora lo hace sentado en el escritorio, pero cuando no está en casa, utiliza el teléfono.

Gil está soltero, por eso no duda en comprobar qué hay de nuevo en Tinder, la aplicación para ligar más descargada en España. Como él, un 53% de usuarios de Tuenti Móvil afirmó utilizar el móvil para buscar citas en 2013. Este malagueño asegura que, desde que llegó a Madrid, ha tenido muchas. Para él son todo ventajas. “Ahorra tiempo. Si dudan, les enseño un artículo sobre la Universidad de Chicago que asegura que uno de cada tres matrimonios desde 2005 se conoce por Internet”, dice bromeando. Tinder es para un primer contacto, pero después utiliza la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp, la más utilizada por los jóvenes.

22.00 | Ante la tele

Tras la cena, se sienta a ver la tele con el iPhone en la mano y charla a través de las aplicaciones de mensajería instantánea. Escribe un apunte en el bloc de notas, revisa el currículum en Linkedin y consulta los últimos resultados de la NBA. 

1.00 | Al acostarse

Es de madrugada, pero sigue con el móvil en la cama, como si fuera una adicción. Aún habla por WhatsApp. Antes de dormir programa el despertador. “No me imagino pasar 48 horas sin móvil. Nuestras necesidades han cambiado y no podemos negar el cambio tecnológico”, concluye.

Más información