Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
lo que hay que ver

Asúmelo, 'Batman Forever' es mejor que 'El caballero oscuro'

'Batman Forever' suena como un tatuaje que alguien se ha hecho estando completamente drogado” Tim Burton.

Esta semana Batman Forever, la película que significó el principio del fin para una de las sagas más lucrativas de los años noventa, cumple 20 años. Nosotros te damos la mitad de razones para que dejes de detestarla:

 

1. Es la más divertida: Batman & Robin se pasa de simpática y El Caballero Oscuro parece esculpida en mármol, pero Batman Forever es divertidísima. Recupera en su justa medida la sensibilidad y el desenfado de las aventuras que el personaje vivía en los cómics de los años sesenta, conjugándola a la perfección con el sense of wonder que demanda cualquier película de superhéroes.

 

Dios

2. Es placer adulto para niños: Muchos padres salieron angustiados de El Hombre de Acero al pensar en el trance por el que sus hijos acababan de pasar viendo la última película de Superman: el héroe le rompía el cuello a Zod en el último tercio de la película. Ése es un problema que no tiene Batman Forever, cuyo target está bien claro: niños hiperactivos de diez años que no se toman tan en serio como tú -un poco de calma- a un individuo que se disfraza de murciélago.

 

3. A mediados de los noventa Jim Carrey era un semidios: Es inconcebible imaginar un fenómeno similar hoy en día, y que lo convencieran para aparecer en una película de superhéroes (un género por aquel entonces no tan atractivo para los actores de primera línea como lo es hoy en día) es toda una gesta. Un año después, Carrey aparecería en otro título defenestrado por la crítica y que hoy ostenta el estatus de peli de culto: Un loco a domicilio.

 

4. Y hablando de Jim Carrey... : ¿En qué momento las interpretaciones histriónicas fueron tachadas automáticamente de malas actuaciones? La película no sólo cuenta con las muecas del protagonista de Ace Ventura, sino que la interpretación de Dos Caras urdida por Tommy Lee Jones -que ya venía de lucir tics en Asesinos Natos- es asombrosamente hiperbólica.

 

5. El exceso de la película no acaba en el casting: sus maquillajes, decorados e iluminación son también motivo de agradecida epilepsia. La ostentación de lo kitsch pocas veces ha sido tan patente en el cine comercial de los últimos veinte años como lo es en Batman Forever, cuyo visionado se acerca mucho a presenciar un circo en llamas; un videoclip de los ochenta que dura casi dos horas.

 

6. El afroamericano Billy Dee Williams -Lando Calrissian en El Imperio Contraataca- interpretó a Harvey Dent en las dos primeras películas de la saga, pero en Batman Forever fue sustituido por Tommy Lee Jones, devolviéndole así a Dos Caras los rasgos (semi)caucásicos que luce en los cómics. Nada en contra de que actores negros encarnen a personajes originalmente blancos, pero por lo menos nos ahorramos el absurdo lloriqueo filoracista por parte de todos esos freaks que se rasgaron las vestiduras cuando se anunció a Michael Clarke Duncan para interpretar a Kingpin en Daredevil o a Michael B. Jordan para dar vida a la Antorcha Humana en la nueva adaptación de Los Cuatro Fantásticos.

 

7. El que sí continuó, tanto en ésta como en la siguiente y última parte de la saga, fue el enorme Michael Gough en su papel de mayordomo Alfred. Es de los pocos que -tres Batmans y dos directores después- estuvo al pie del cañón durante las cuatro películas que duró la franquicia. La primera frase de Batman Forever es suya: "¿Puedo persuadirle para que se lleve un bocadillo, señor?", le pregunta a un Batman que acaba de hacer su entrada triunfal en la batcueva.

 

8. Su banda sonora mola hasta decir basta: en Batman Forever suenan Flaming Lips, The Offspring, Nick Cave o los Massive Attack cantando con Tracey Thorn de Everything but the Girl. Por los clavos de Cristo: ¡Si incluso Method Man de Wu-Tang Clan le dedica un tema al Acertijo! ¿Estás tomando nota, Sofia Coppola?

 

9. La debacle que inició Batman Forever y que consumó Batman & Robin fue parte implicada en que nunca se llegase a rodar Superman Lives, la película del hombre de acero protagonizada por Nicolas Cage. No me malinterpretéis: daría los dos riñones por poder ver hacerse realidad una película como ésa pero, si su rodaje hubiera llegado a buen puerto, no podríamos disfrutar del hilarante discurso que le dedicó al proyecto Kevin Smith en una de sus charlas.

 

10. No la dirigió Tim Burton, y eso es bueno por dos razones: con Batman y Batman Vuelve, dos de las mejores películas de su filmografía, el director de Eduardo Manostijeras ya había dicho todo lo que tenía que decir sobre el hombre murciélago; una tercera parte dirigida por él no habría hecho más que empañar lo precedente. Reservándose únicamente el papel de productor ejecutivo en Batman Forever, además, pudo sacar tiempo para dedicarse a un proyecto tan aplaudido como es la imprescindible Ed Wood.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.