Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Sangre gay

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea aporta inquietud al emitir una sentencia que permite excluir a los homosexuales de la donación

En 2010, el presidente de la Federación Española de Donantes de Sangre se mostraba preocupado porque no había suficiente cantidad de donantes. La semana pasada, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea aportó inquietud a esa crisis, emitiendo una sentencia que permite excluir a los homosexuales de la donación, avalando a cualquier Estado miembro que quiera establecer una restricción permanente para impedir que los hombres que hayan mantenido relaciones sexuales con otros donen sangre, alegando el alto riesgo de contraer enfermedades infecciosas que estas personas presentan. “La exclusión permanente de la donación de sangre para aquellos hombres que han mantenido relaciones homosexuales puede (...) estar justificada”, se lee en la sentencia. En esa línea de pensamiento vanguardista, el Tribunal de Justicia podría emitir sentencias de avanzada para prevenir otros peligros. Por ejemplo, permitir que cualquier Estado miembro excluya a las mujeres de la posibilidad de ocupar cargos públicos o ejercer trabajos que impliquen responsabilidad sobre la vida de terceros debido a su inestabilidad emocional, sobre todo durante la menstruación, periodo durante el cual, como está probado, esa especie se conduce en forma particularmente histérica. Comprobaciones científicas tan concienzudas como esa son las que avalan la decisión del tribunal, basada en un informe del Instituto Francés de Vigilancia Sanitaria que asegura que, entre 2003 y 2008, casi todos los contagios de VIH que se produjeron en Francia fueron por contacto sexual y que el 48% se dio en hombres que tuvieron relaciones homosexuales. ¿Y el 52% de los contagios restantes se supone que corresponde a qué colectivo social? ¿Al de los marcianos?

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.