Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El móvil en el aula, no

La mayoría de los estudiantes utiliza el móvil más de diez horas al día, si permitimos que lo utilicen en el aula la adición se agravará. Muchos de ellos han sustituido determinadas funciones del cerebro por aplicaciones de su smartphone. Desconocemos el alcance de este deterioro cognitivo. Lo cierto es que desde que los alumnos tienen pantallas digitales en las aulas, tabletso portátiles, la calidad de la enseñanza no ha mejorado en absoluto. La competencia lingüística ha empeorado considerablemente, la memoria brilla por su ausencia (todo está en Internet), el razonamiento y la interpretación están tan dirigidos que da pena. Todos usamos la tecnología y valoramos los avances en muchos ámbitos, también en el educativo por supuesto, pero los ideólogos, que no pisan un aula, lo han interpretado fatal: “Un burro ante Internet, sigue siendo burro”. Debe ser el profesor el que decida cuándo utilizar el ordenador y demás dispositivos electrónicos y con qué finalidad. La escuela debe ofrecer lo que la calle y la familia no da, los padres dejan el móvil a sus hijos desde los tres años para que se entretengan y no jueguen porque así no hacen ruido. ¡Qué barbaridad!

El recreo está lleno de niños con el móvil en las manos que no hablan con el que tienen al lado. ¡Y como les entretiene, vamos a incorporarlo al aula!— Rosa Santa Daría Hernández.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.