Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asalto a los suegros de Messi

Un grupo de siete ladrones entra a una urbanización cerrada de Rosario y roba dinero en casa de los padres de Antonella Roccuzzo

Antonella Roccuzzo y Lionel Messi Ampliar foto
Antonella Roccuzzo y Lionel Messi en la gala del Balón de oro de 2013.

Los suegros de Lionel Messi, José Roccuzzo, dueño de seis supermercados en Rosario, y Patricia Blanco, ama de casa, son algunos de los miles de latinoamericanos de clases media alta y alta que se han mudado en las últimas tres décadas a urbanizaciones cerradas con el anhelo de resguardarse de la inseguridad, entre otros motivos. Pero estos barrios rodeados de muros y alambres, y a los que se solo se accede después de un control de agentes privados que levantan o no la barrera de entrada, son falibles. En Argentina, el país con más alta tasa de robos de Latinoamérica pero uno de los tres con menos homicidios, se repiten los asaltos en las urbanizaciones y este viernes a las tres de la madrugada les tocó a los padres de Antonella Roccuzzo y abuelos de Thiago Messi.

Un grupo de entre cinco y siete ladrones encapuchados, con linternas y armas entraron vaya saber cómo al barrio Miraflores Funes Hills, a 10 kilómetros de Rosario, y robaron en menos de una hora tres casas, una de ellas la de los Roccuzzo. Ninguno de los asaltados sufrió agresiones físicas, pero les quitaron dinero, joyas y otras pertenencias. Se escaparon por la entrada con barrera después de doblegar a los guardias.

Roccuzzo es el dueño de la cadena de supermercados Único. El viernes le sustrajeron dinero y joyas

José Roccuzzo es el dueño de la cadena Único y es síndico de la Cámara de Supermercados de Rosario. Antonella, de 26 años, es la segunda de sus tres hijas. Las otras son Paula, de 28, abogada, y Carla, de 24, estudiante de medicina.

Rosario se ha convertido en los últimos años en la ciudad más violenta de Argentina por el avance del narcotráfico, sus peleas entre bandas y sus vínculos con la policía. Le dicen la Medellín argentina, aunque su tasa de homicidios (21 por cada 100.000 habitantes) es menor que la de la ciudad colombiana, que la bajó de 381 a principios de los noventa a 26 en 2014. La de Argentina es 5,5. Este jueves se conoció también la noticia de que a finales de 2014 desaparecieron de un cuartel del Ejército en Rosario unas 26.000 balas. La tercera ciudad argentina no es la única víctima del ‘narco’ en este país sudamericano. La semana pasada también se sucedieron varios tiroteos en diversos barrios de Buenos Aires.

Más información