Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ACENTO

Envidia de Guadalajara

El entusiasmo por el libro revive en la Feria de la ciudad mexicana

Envidia de Guadalajara

La envidia que el mundo iberoamericano debe sentir por Guadalajara (México), por su ya veterana e ilustre Feria Internacional del Libro, no se basa solo en las estadísticas, que declaran únicamente la importancia numérica del extraordinario acontecimiento.

La envidia, más allá de los números, es porque en un mundo que declara su escepticismo ante la vigencia del libro y de las ideas que en este se contienen, la FIL ha mantenido alto el entusiasmo por este viejo invento que, renovado en los más variados soportes, sigue siendo crucial para el entendimiento de los avances y de los retrocesos de la humanidad.

El libro es una expresión de esperanza, un instrumento de inmenso valor para mejorar la educación y por tanto para acentuar el progreso de los pueblos. Y esta feria ha conseguido que las ideas y las ficciones sean objeto de atención por parte de miles y miles de lectores que cada año se congregan para escuchar a algunos de los importantes escritores del mundo debatiendo entre ellos mismos ante una asombrosa presencia de público.

El ámbito iberoamericano ha sido ya superado por la FIL, que se ha convertido en una asamblea mundial de autores, agentes y lectores, que acuden a una llamada que resulta imprescindible para tomar el pulso, desde todos los puntos de vista, al sector del libro. Este año el invitado fue Argentina; este país tan celebrado por su literatura, desde Jorge Luis Borges a Claudia Piñeiro, llevó a Guadalajara también su teatro, su cine y su música, pues de las artes, y no solo del libro, es ya la FIL, que por otra parte se apresta a acoger el próximo año las artes de Reino Unido.

Tiene la FIL un secreto? Ha huido de los bustos parlantes y de las casetas de las firmas, aunque en ella se firme y se hable. En España han surgido en los últimos años el Festival Eñe, en Madrid, y el Hay Festival, que nació en Gales; con parecidas armas estos festivales y otros que se les van pareciendo atraen al público por lo que dicen los escritores.

Del entusiasmo con que se anime a quienes los proponen depende que esta envidia de Guadalajara sea alguna vez satisfacción por parecerse o ser como la FIL. Ojalá.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.