Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMPAÑAS DE IMPACTO

Leche materna, la primera ‘vacuna’

Los bebés amantados tienen 14 veces más posibilidades de sobrevivir que los que no lo son, proclama Unicef en la Semana Mundial de la Lactancia Materna

Leche materna, la primera ‘vacuna’

Sin biberones. Desde la primera hora de vida y durante los primeros seis meses de existencia, sólo leche materna. A partir de entonces, combinar la teta con alguna papilla de frutas y verduras. Es la alimentación que recomienda la Organización Mundial de la Salud para los recién nacidos siempre que sea posible. Y es el mensaje que se afanan en subrayar organizaciones como Unicef o la Organización Panamericana de la Salud con motivo de la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, hasta el 7 de agosto.

Los bebés que han sido alimentados exclusivamente con leche materna en su primer medio año tienen 14 veces más de posibilidades de sobrevivir que los que no lo son. No solo porque les aporta "todos los nutrientes que necesitan para un desarrollo sano", apunta la OMS, sino también porque contiene anticuerpos que "ayudan a proteger a los lactantes de enfermedades frecuentes de la infancia como la diarrea y la neumonía, que son las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo".

Según datos de la organización, cada año se salvarían unas 800 000 vidas infantiles, si se siguieran sus recomendaciones. Sin embargo, menos del 40% de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva, calcula.

Desde la Organización Panamericana de la Salud recuerdan, en el marco de esta campaña, que la promoción y generalización de estas recomendaciones de la OMS ayudaría a mejorar los datos de los Objetivos del Milenio. Así, en la lucha contra la pobreza extrema, la entidad subraya que amamantar no supone ninguna carga para el presupuesto familiar. Más aún, añade, con mayores tasas de madres que dieran el pecho a sus bebés en la primera hora de vida, se reduciría la mortalidad infantil. De hacerlo así, cae un 20% el riesgo de muerte durante el primer mes.

Amamantar es hasta es beneficioso para el medio ambiente. "Es un alimento natural y renovable que no necesita ningún tipo de preparación ni envase, transporte o combustible", enumera la Alianza Mundial por la Lactancia Materna (WABA) de la ONU.

Más allá de los ODM, con la vista puesta en la agenda de desarrollo que sucederá a estos objetivos tras 2015, se plantea que la lactancia materna sea uno de los retos. Una cuestión que se planteará en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición que organizarán la FAO y la OMS el próximo noviembre. Aunque la promoción de este tipo de alimentación no es nueva. En América Latina se han desarrollado extenso programas para aumentar el número de mujeres que optan por el pecho frente al biberón. Y en 2012 se aprobó la resolución de la ONU sobre el Plan integral de aplicación sobre nutrición materna, del lactante y el niño pequeño.