Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El móvil, el nuevo protector solar

Aplicaciones móviles como FotoSkin y Superprotector surgen como herramientas para la concienciación y la prevención del cáncer de piel, especialmente en época estival

Vigilar nuestra piel en la playa
Vigilar nuestra piel en la playa

La mejor prevención contra los efectos nocivos del sol es la concienciación. Y, afortunadamente, cada vez es mayor y se recurren a mejores medidas de protección o que ayuden a un diagnóstico precoz. A las clásicas cremas solares, gafas de sol, sombrillas y sombreros se les ha unido ahora el teléfono móvil. El auge de los smartphones y las tabletas ha posibilitado el desarrollo hace escasos meses de una aplicación pionera en el mundo que ayuda a reflexionar y facilita la autoexploración cutánea. Y es española: FotoSkin.

Esta App, gratuita, consiste en la creación de una fototeca privada a través de las propias fotografías que cada persona pueda tomar de sus manchas o lunares de la piel que considere sospechosos, registrándose en el programa, de manera que sea más fácil ante un seguimiento de su evolución con el dermatólogo. Además, posee un apartado en el que se informa y aconseja de los fototipos de riesgo, los melanomas y otros aspectos ligados a la protección de la piel.

El diagnóstico precoz, clave

“Se trata de una herramienta orientada a los pacientes, quienes, mediante la autoexploración cutánea, pueden ayudar al médico a dar con un diagnóstico precoz, pero no le sustituyen. No es telemedicina como otras aplicaciones que así se venden”. Sergio Vanó, dermatólogo del hospital Ramón y Cajal y de la Clínica Grupo de Dermatología Pedro Jaén, ambos en Madrid, así como el ideólogo y coordinador del proyecto, que cuenta con un contrastado comité científico asesor, destaca que la App trata de agilizar el proceso, puesto que “se salvan más vidas gracias a una temprana evaluación del usuario que cuando se va tarde a una revisión”. Para que FotoSkin pueda hacer un buen seguimiento, se recomienda, como mínimo, una fotografía al año. “Hay fiabilidad en este método; está demostrado científicamente que la filosofía del autocontrol cutáneo por imágenes mejora el diagnóstico”, señala el doctor Vanó.

La aplicación, en general, ha sido bien acogida por parte de la comunidad médica. Pablo de la Cueva, miembro de la AEDV y jefe de la unidad dermatológica del madrileño hospital infanta Leonor, indica que esta supone una forma mejor de concienciar a la población. “Permite detectar las lesiones posibilitando un diagnóstico por parte del dermatólogo, además de hacer ver al paciente qué tiene que buscar y consultar antes, acrecentando el dictamen final”, afirma, añadiendo, eso sí, que se trata de un instrumento complementario a la labor de los dermatólogos, nunca uno que les sustituya.

Los niños tienen su propia App

Antes que FotoSkin surgió en 2012 una aplicación también para los dispositivos móviles cuyo target es bien diferente: los niños, concretamente los que tienen entre 10 y 13 años. Se trata de Superprotector, una App, también gratuita, surgida del propósito de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) de concienciar a los jóvenes. “Hay una pérdida de noción del riesgo; cuando son pequeños los padres están siempre encima, pero luego son más rebeldes y hay que interiorizarles el hábito de protegerse del sol”, declara Yolanda Domínguez, responsable de marketing de la AECC.

Superprotector consiste en un juego didáctico en el que los niños se familiarizan con aquellos objetos que son positivos para la protección solar, al tiempo que reciben consejos sobre cómo protegerse adecuadamente. “Buscamos la prevención solar y hacemos un llamamiento para el diagnóstico de las lesiones en la piel”, concluye Domínguez. Ambas aplicaciones ayudan, por tanto, a la concienciación, fundamentalmente en época estival. Y pueden ayudar a salvar vidas.

No hay que tomárselo a broma. “Por favor, no seáis tan tontos como yo. Haceos revisiones, ¡y usad crema solar!”. El actor Hugh Jackman escribió esta frase en una red social tras ser diagnosticado con un cáncer de piel, del que lleva meses tratándose, debido a una sobreexposición crónica al sol. Pero el caso de ‘Lobezno’ no es el único. La radiación ultravioleta tras una inadecuada protección solar es la principal causa de la aparición de melanomas y de carcinomas basocelulares y epidermoides, afecciones que han ido aumentando en España. De hecho, en los últimos cuatro años se incrementaron un 38% que representan unos 5.000 enfermos aproximadamente según un estudio reciente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). En suma, la mortalidad es de 8 a 10 casos por cada 100.000 habitantes.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.