Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOCUMENTAL

El aliento infantil que sostiene la mina

Trabajar bajo tierra es la única forma que tienen decenas de niños bolivianos para ganarse la vida, aun a costa de ponerla en peligro

Docubeat

A una altura de 4.702 metros, en Potosí, Bolivia, niños y niñas se juegan la vida bajo tierra. Las minas del Cerro Rico son un laberinto volátil de parédes frágiles y repletos de burbujas de gas que los trabajadores deben sortear a diario. Pero tal como explica una chica minera en estos extractos de Minerita, de Raúl de la Fuente, es de las pocas maneras de ganarse la vida en esta parte del mundo. El documental ha ganado el premio Goya al mejor cortometraje este año. Puede ver más sobre la cinta aquí.