Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Woody Allen niega las acusaciones de abuso sexual de su hija adoptiva

El director contesta en una carta abierta en 'The New York Times' y acusa a Mia Farrow de haber organizado un montaje contra él

Woody Allen, en el estreno de 'Blue Jasmine' en agosto.
Woody Allen, en el estreno de 'Blue Jasmine' en agosto. AFP

Woody Allen ha respondido con otra carta en el diario The New York Times a la que publicó en el mismo medio la semana pasada Dylan Farrow -hija adoptiva del cineasta y la actriz Mia Farrow, - en la que le acusaba de haber abusado sexualmente de ella cuando era una niña. El director ha asegurado en un texto publicado este viernes que nunca abusó de Dylan. Allen insiste en que todo es fruto de las maquinaciones de su expareja en venganza por su ruptura sentimental y fruto de la dura batalla entre ambos por la custodia de sus hijos.

“No abusé de Dylan”, escribe el director de Manhattan, de 78 años. “La quiero y espero que un día sea capaz de ver cómo ha sido engañada y privada de su padre mientras era explotada por una madre más interesada en alimentar su propia ira que en el bienestar de su hija”, escribe Allen en la carta abierta que ha aparecido en la edición digital del periódico.

El director de cine hace un repaso a lo sucedido desde principios de los años noventa, cuando rompió su vínculo con Mia Farrow –con quien nunca estuvo casado- después de iniciar una relación sentimental con Soon-Yi, hija adoptiva de Farrow. Soon-Yi es la actual mujer del cineasta, con quien tiene dos hijos adoptados. Sobre este aspecto, Allen dice que la pareja sufrió una inspección mucho más rigurosa que a la que se somete a otras familias que solicitan niños en adopción, debido a las acusaciones de pederastia. Allen no ha estado involucrado en otras denuncias similares, ni antes ni después de las acusaciones de Farrow.

Mia Farrow y Woody Allen con Ronan -el bebé- y Dylan.
Mia Farrow y Woody Allen con Ronan -el bebé- y Dylan. TIMEPIX

Según explica Allen, cuando su relación con Soon-Yi –que no comenzó cuando esta era menor, en contra de la creencia generalizada- era ya un hecho, Mia Farrow acusó al director de haber abusado de la pequeña Dylan y la llevó a ser examinada por un médico. “Dylan le dijo al doctor que nadie había abusado de ella”, explica Allen. “Entonces, Mia se llevó a Dylan a tomar un helado y, de vuelta en la consulta, la pequeña había cambiado su historia”, explica Allen en la carta que se publicará en la versión en papel del diario el domingo.

Allen no ahorra calificativos a la hora de definir a Farrow y la acusa de manipuladora, revanchista e incluso adúltera. La propia Farrow ha insinuado que Moses, el hijo en común de la pareja, no es del director sino del cantante y actor Frank Sinatra, lo que significaría que este tuvo que ser concebido en la época en que Allen y Farrow eran pareja. Allen va un paso más allá e incluso apunta a que, si eso es cierto, Mia Farrow es además una estafadora y debería devolverle todos los años de pensión alimenticia que ha pasado a quien consideraba su hijo.

Hablando de Sinatra, Allen no deja pasar la oportunidad de hacer notar –para aquellos que le acusan de depravado por iniciar una relación con una mujer mucho más joven que él- que cuando Mia Farrow se casó con el cantante neoyorquino, esta tenía 19 años y él más de 50.

Allen asegura que, desde el principio de todo este trágico proceso, ha pecado de ingenuo porque nunca pensó que nadie pudiera creer una acusación tan ridícula. Para él, esta obviamente era el producto de la rabia que Farrow sentía tras la separación. “La malevolencia y los intereses en juego [por parte de Farrow] eran tan obvios para mí que ni siquiera contraté a un abogado”, comparte. El tiempo y lo sucedido, dice, le probó que estaba equivocado.

Woody Allen y Soon-Yi, en una imagen de 2012. ampliar foto
Woody Allen y Soon-Yi, en una imagen de 2012. AP

El cineasta explica cómo la policía recurrió para investigar el caso a una unidad especial en la que se suelen apoyar en este tipo de situaciones. Se trata de la Clínica de Niños Abusados Sexualmente, que dictaminó que Dylan Farrow no había sido asaltada sexualmente por su padre adoptivo y que lo sucedido apuntaba a una mezcla de mentira por parte de la niña y manipulación por parte de la madre.

En referencia al episodio relatado por Dylan Farrow en su carta el domingo pasado sobre el asalto sexual perpetrado por Allen en el desván de su casa cuando ella tenía siete años, el cineasta apunta que - como es de sobra conocido - él es un ser que sufre de claustrofobia y ese lugar es tan angosto que una persona casi no puede ponerse de pie.

Allen explica que Mia Farrow obtuvo la idea del desván de la canción de Dory Previn Con mi papá en el ático. El director y actor prosigue relatando a quien lo quiera leer que esa canción estaba en el mismo álbum que Cuidado con las Chicas Jóvenes, canción que Previn escribió sobre la traición que sintió cuando su amiga íntima – la propia Farrow - “le robó de forma insidiosa a su marido, André”. Este es el padre adoptivo de Soon-yi y de quien Mia se quedó embarazada cuando el músico todavía estaba casado con Dory Previn, lo que provocó tal crisis en esta última que fue ingresada en una institución psiquiátrica, donde se le practicó terapia de choque.

Allen deja abierta la posibilidad de que haya sido la propia Farrow quien haya escrito la carta publicada por Dylan, ya que – según dice en su texto - es más propio de ella que de la joven, de 28 años, atacar a las estrellas cinematográficas que trabajan con él.

El director de cine concluye su carta asegurado que esta será “su última palabra en el asunto” y que nadie más responderá sobre el tema a cualquier comentario sobre lo sucedido hasta ahora. “Suficiente gente ha resultado dañada”, concluye.

Más información