Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paladeando un continente

El chef keniano Kiran Jethwa se ha convertido en un altavoz de la variedad y riqueza de la vasta despensa del continente. A través del programa ‘Sabores de África’ el cocinero acerca fruta, carne, pescado, especias y recetas atípicas

  • El chef keniano Kiran Jethwa protagoniza el programa culinario 'Sabores de África' en el canal Viajar. El espacio televisivo perisgue el objetivo de dar a conocer la amplia oferta de especias, frutas, carnes y pescados del continente. Tras echar a andar en su país natal, la segunda temporada de la serie se expande a partir del 7 de noviembre a Uganda, Etiopía y Tanzania.
    1El chef keniano Kiran Jethwa protagoniza el programa culinario 'Sabores de África' en el canal Viajar. El espacio televisivo perisgue el objetivo de dar a conocer la amplia oferta de especias, frutas, carnes y pescados del continente. Tras echar a andar en su país natal, la segunda temporada de la serie se expande a partir del 7 de noviembre a Uganda, Etiopía y Tanzania. Fox
  • Cada episodio parte de una inquietud por descubrir un alimento, técnica de recolecta, caza o pesca que después se desarrolla. "Investigamos sobre un producto y, una vez allí, todo lo demás sucede solo. No tenemos guion, mostramos lo que vemos. Es la mejor manera de trabajar porque todos se sorprenden y lo hace más real. Se puede decir que es un 'show' de comida experimental”.
    2Cada episodio parte de una inquietud por descubrir un alimento, técnica de recolecta, caza o pesca que después se desarrolla. "Investigamos sobre un producto y, una vez allí, todo lo demás sucede solo. No tenemos guion, mostramos lo que vemos. Es la mejor manera de trabajar porque todos se sorprenden y lo hace más real. Se puede decir que es un 'show' de comida experimental”.
  • Una parte clave del programa reside en el acercamiento de Jethwa a la población local que le muestra tanto los productos, como la forma de cocinarlos. "Sentía que no había nada representativo de la región en televisión y lo positivo que sale tiene que ver con la naturaleza. El resto es hambruna, corrupción... Kenia es un país con buena comida, gente normal -como en el resto del mundo-, lugares preciosos e historias increíbles. Creo realmente que lo que tenemos es único y que merece la pena verlo porque se puede aprender algo", argumenta el chef.
    3Una parte clave del programa reside en el acercamiento de Jethwa a la población local que le muestra tanto los productos, como la forma de cocinarlos. "Sentía que no había nada representativo de la región en televisión y lo positivo que sale tiene que ver con la naturaleza. El resto es hambruna, corrupción... Kenia es un país con buena comida, gente normal -como en el resto del mundo-, lugares preciosos e historias increíbles. Creo realmente que lo que tenemos es único y que merece la pena verlo porque se puede aprender algo", argumenta el chef.
  • La oferta gastronómica del programa lo acompañan entornos de ensueño. En ellos Jethwa cocina al aire libre con los habitantes de la zona que visita y, más tarde, lleva algunos ingredientes a sus restaurantes donde experimenta con ellos. "El mundo culinario siempre ha estado dominado por chefs masculinos porque [se pausa para escoger bien sus palabras] parece una profesión de hombres. Hay mucha presión. La cocina puede ser un lugar hostil a veces. Si ves una mujer ahí sabes que es 'hardcore' [extrema]. Tal vez estemos condicionados y el espectador no quiera ver eso y sí a un hombre".
    4La oferta gastronómica del programa lo acompañan entornos de ensueño. En ellos Jethwa cocina al aire libre con los habitantes de la zona que visita y, más tarde, lleva algunos ingredientes a sus restaurantes donde experimenta con ellos. "El mundo culinario siempre ha estado dominado por chefs masculinos porque [se pausa para escoger bien sus palabras] parece una profesión de hombres. Hay mucha presión. La cocina puede ser un lugar hostil a veces. Si ves una mujer ahí sabes que es 'hardcore' [extrema]. Tal vez estemos condicionados y el espectador no quiera ver eso y sí a un hombre".
  • El cultivo de fruta, verduras y especias en África cuenta con graves carencias debido a los escasos recursos económicos y técnicos. "Los agricultores no conocen o no pueden comprar pesticidas. El hecho de que se encuentren un poco por detrás les hace estar adelantados al tener productos orgánicos. Desgraciadamente todo en la vida se reduce a la economía: ¿Te lo puedes permitir?". Pero este aparente problema se torna en una ventaja para Jethwa. "El 95% del mundo actual no sabe a qué sabe un pollo. Comen aquellos rollizos de carne blanca cuando los de verdad son oscuros, chiclosos y sabrosos. Es una locura":
    5El cultivo de fruta, verduras y especias en África cuenta con graves carencias debido a los escasos recursos económicos y técnicos. "Los agricultores no conocen o no pueden comprar pesticidas. El hecho de que se encuentren un poco por detrás les hace estar adelantados al tener productos orgánicos. Desgraciadamente todo en la vida se reduce a la economía: ¿Te lo puedes permitir?". Pero este aparente problema se torna en una ventaja para Jethwa. "El 95% del mundo actual no sabe a qué sabe un pollo. Comen aquellos rollizos de carne blanca cuando los de verdad son oscuros, chiclosos y sabrosos. Es una locura":
  • La gastronomía africana, sostiene Jethwa, difiere enormemente de la occidental. Mientras que en esta se preparan platos elaborados, en el continente vecino la comida solo representa una forma de combatir el hambre. "Consiste en llenarte más que en platos refinados. Comer es barato y se hace con poca creatividad. Día sí, día también se nutren con lo mismo porque no están expuestos a la variedad y no hay presupuesto para ello. Las recetas en Uganda giran en torno al 'matoke' y en Etiopía están repletas de especias y resultan pesadas".
    6La gastronomía africana, sostiene Jethwa, difiere enormemente de la occidental. Mientras que en esta se preparan platos elaborados, en el continente vecino la comida solo representa una forma de combatir el hambre. "Consiste en llenarte más que en platos refinados. Comer es barato y se hace con poca creatividad. Día sí, día también se nutren con lo mismo porque no están expuestos a la variedad y no hay presupuesto para ello. Las recetas en Uganda giran en torno al 'matoke' y en Etiopía están repletas de especias y resultan pesadas".
  • Pero no todo lo que brilla es oro. La imagen de África acostumbra a no salir especialmente bien parada en los medios de comunicación, según Jethwa. "Lo positivo que sale en la televisión tiene que ver con la naturaleza. El resto es hambruna, corrupción... La gente está aburrida de escuchar las mismas historias pero el problema es que no llega nada más de la región". En la fotografía, el chef prepara langosta sobre una tortita de yuca con jengibre en una 'master class' en Londres.
    7Pero no todo lo que brilla es oro. La imagen de África acostumbra a no salir especialmente bien parada en los medios de comunicación, según Jethwa. "Lo positivo que sale en la televisión tiene que ver con la naturaleza. El resto es hambruna, corrupción... La gente está aburrida de escuchar las mismas historias pero el problema es que no llega nada más de la región". En la fotografía, el chef prepara langosta sobre una tortita de yuca con jengibre en una 'master class' en Londres.
  • Kiran Jethwa ama la cocina en la que trabaja desde los 18 años de forma profesional. Enfundado en una filipina negra y acomodado en unas zapatillas Converse, el keniano trabaja en silencio. El chef es tan reservado y educado que parece tímido. Pero la apariencia de hombre pausado contrasta con uno de sus mayores pasiones: el rubgy, ese que le llevó a jugar con la selección nacional de su país y culpable de su espalda ancha. Con una leve sonrisa y su buen humor, Jethwa reconoce que el chocolate, el vino y una conocida cadena de comida rápida estadounidense figuran, no obstante, en su lista de "peligros".
    8Kiran Jethwa ama la cocina en la que trabaja desde los 18 años de forma profesional. Enfundado en una filipina negra y acomodado en unas zapatillas Converse, el keniano trabaja en silencio. El chef es tan reservado y educado que parece tímido. Pero la apariencia de hombre pausado contrasta con uno de sus mayores pasiones: el rubgy, ese que le llevó a jugar con la selección nacional de su país y culpable de su espalda ancha. Con una leve sonrisa y su buen humor, Jethwa reconoce que el chocolate, el vino y una conocida cadena de comida rápida estadounidense figuran, no obstante, en su lista de "peligros".