Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA

Estamos perdiendo la ciberguerra

Estados Unidos lleva tiempo usando la tecnología digital para atacar a sus enemigos

 No sé con qué armas se luchará en la Tercera Guerra Mundial, pero en la Cuarta se peleará con palos y piedras. Cuando Albert Einstein hizo esta afirmación, efectivamente era difícil predecir las armas que se usarían en la próxima guerra mundial, pero estaba convencido de que su poder destructivo sería de una magnitud tal que, en el mejor de los casos, la humanidad retrocedería a la edad de piedra.

Son muchos hoy los que aseguran conocer ya las armas que se usarán en la tercera guerra mundial y que, de hecho, esta ya hace tiempo que ha empezado: se trata de la ciberguerra, es decir, el uso de tecnologías digitales para atacar y destruir sistemas estratégicos esenciales para nuestra forma de vida, empezando, por ejemplo, por los grandes centros de producción de energía eléctrica. La ciberguerra —y el ciberespionaje— están aquí, desde hace unos años: el caso de Google y China ocupó mucho espacio en la prensa a partir de 2009, en lo que parecía ser tan solo la punta de un iceberg de una extensa operación de espionaje a través de Internet de grandes empresas americanas. El descubrimiento llevó a Obama a declarar que la ciberseguridad se había convertido en una cuestión prioritaria, y a la toma en consideración de diversas acciones que tenían como objetivo preparar a Estados Unidos para la ciberguerra, convirtiendo, de una manera explícita, el ciberespacio en un nuevo campo de batalla militar.

Aparentemente Obama no contaba con Wikileaks, primero, y con Snowden, después. Con sus acciones, entre muchas otras cosas, ambos han confirmado lo que eran secretos a voces y que se pretendía desacreditar calificándolos de teorías conspiranoicas. Han destapado que, más allá de ser simple víctima del ciberespionaje y del ciberterrorismo, ya hace tiempo que Estados Unidos viene usándolos en su beneficio con la aquiescencia servil de sus aliados europeos, y tal vez esa sea la principal justificación del ensañamiento con el que los persigue, incluyendo al soldado Bradley Manning.

Hay quien dice que los derrotados de esta guerra serán todos los ciudadanos

De hecho, era bien conocido que el primero en usar las tecnologías digitales como herramienta de sabotaje fue precisamente Estados Unidos, que las utilizó contra la economía soviética en los años ochenta. En una trama —conocida como el caso Farewell— que involucró a espías de los dos lados del Telón de Acero, así como agentes dobles, los americanos fueron capaces de “colocar” chips defectuosos destinados a controlar los sistemas de un gasoducto ruso, provocando averías que ocasionaron una de las mayores explosiones no termonucleares de la historia. Por tanto, parece razonable la preocupación sobre la ciberguerra, más ahora con las posibilidades que Internet ofrece y si se tiene en cuenta que diversos experimentos han probado que es efectivamente posible boicotear remotamente instalaciones esenciales, como centrales de electricidad o de distribución de agua potable.

Uno de estos experimentos ofreció a los terroristas potenciales una fuente de conocimiento sensacional, puesto que los mismos encargados de realizar la simulación publicaron en Internet —aparentemente por error— los detalles de cómo habían conseguido inutilizar una estación distribuidora de electricidad. Todo ello sin olvidar el caso del virus Stuxtnet, destinado —y parece ser que con éxito— a inutilizar las centrifugadoras de uranio de Irán, lo que provocó un considerable retraso en su programa nuclear. Nadie se ha arrogado la autoría de este virus, pero los expertos dicen que los conocimientos e infraestructuras necesarios para realizarlo son tan considerables que solo una o varias agencias gubernamentales pueden haberlo hecho.

La declaración de Obama topó en su momento con el escepticismo mostrado por uno de los más prestigiosos expertos mundiales en temas de seguridad informática, como es Bruce Schneir, para quien todo el debate está plagado de “exageraciones e hipérbolas”, con el objetivo de alimentar los miedos de la población y así conseguir más poder y presupuestos para los diversos organismos involucrados, quienes, siempre según Schneir, estarían incumpliendo su misión, que es la defensa de cualquier ataque, incluidos los que vengan a través del ciberespacio. Y es que, como viene ocurriendo en este tipo de acciones, los defensores de la necesidad de prepararse para la ciberguerra —entre los que cabe incluir el CNI español— aseguran que ya está declarada y que la estamos perdiendo, a lo que Schneir responde que quien la acabará perdiendo de verdad con estas medidas es la ciudadanía en general.

En cualquier caso, de todas las informaciones que van apareciendo se puede extraer una conclusión clara y positiva: la ciberseguridad requiere y requerirá muchos especialistas, es decir, es un campo con grandes expectativas de ocupación para aquellos que estén preparados. Lo cual no deja de ser una muy buena noticia en estos tiempos que corren.

Llorenç Valverde es catedrático de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.