Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorge Lanata: el azote de los Kirchner

El periodista se ha dedicado a poner en jaque primero a Néstor y, ahora, a Cristina Fernández

Exadicto, polemista y 'showman', ejerce de lider de una 'oposición' mediática en Argentina

Su último golpe, destapar el trasiego de "bolsos con plata" que hubo en la Casa Rosada

Jorge Lanata, en su receinte visita a Madrid, donde recogió el Premio Internacional de la Academia de televisión de España.
Jorge Lanata, en su receinte visita a Madrid, donde recogió el Premio Internacional de la Academia de televisión de España.

El periodista que se dedica a desenmascarar a los políticos de Argentina duerme con una máscara. Padece una apnea de sueño, ronca con fuerza y a veces su respiración se detiene durante algunos segundos. Por eso el kinesiólogo le indicó que durmiera con una BiPAP: una careta como la que usaba en medio del aire torrencial Pete Mitchel, “Maverick”, el teniente aviador interpretado por Tom Cruice en la película Top Gun. “¿Te imaginás lo que es ponerse eso en la jeta todas las noches? Es incomodo. Pero ya me acostumbré”, dice Jorge Lanata (Mar del Plata, 1960), quien también se ha visto afectado por la diabetes, la hipertensión y la insuficiencia renal.

Su alta y frondosa figura, sin embargo, alcanza y sobra para tapar su frágil salud. Todos los domingos por la noche, además, refuerza la contundencia con la que presenta en su programa de televisión las investigaciones periodísticas que sacuden o indignan o conmueven (o todo al mismo tiempo) al país gobernado por Cristina Fernández de Kirchner. Pero detrás de sus kilos de más, de su andar de pingüino, de sus gafas de pasta y de su barba rala cada vez más blanca, se esconde, según él mismo, “un hombre tímido, inseguro, que odia las fiestas y reuniones. Porque soy medio fóbico cuando hay mucha gente, ¿viste?”

Quizá el poder me odie más que nadie. Pero está bien, porque yo trabajo para eso, '¿entendés?"

Un día antes de que recogiera el Premio Internacional que le otorgó la Academia de Televisión de España a finales de abril (“por su denuncia permanente de la clase política corrupta y su defensa de los más débiles en el programa Periodismo Para Todos que se emite actualmente en el prime time del canal 13 de Argentina”), Lanata estaba en una de las habitaciones del quinto piso del Hotel Ritz de Madrid, apestosa a cigarrillo, revisando los mensajes de su correo electrónico en un ordenador portátil color gris. La puerta del minibar estaba abierta y exhibía un par de cocacolas ligth vacías y otra de agua tónica a medio consumir. Sobre una de las dos camas estaba una maleta azul marino abierta y casi vacía. La pantalla de plasma sintonizaba un magacín matutino y desde el balcón podía apreciare, soberbia e iluminada por el sol, la fuente de Neptuno. Sentado en una incómoda silla de madera muy bien tapizada, este hombre de tirantes y corbatas estridentes hablaba, cigarro en mano, junto a una pequeña copa llena de agua. Cada tanto bebía un trago o encendía otro pitillo y terminaba la mayoría de sus frases con un “¿me entendés?”

 

JORGE ERNESTO LANATA ÁLVAREZ cursaba el sexto grado en el Colegio San Martín de Avellaneda cuando la profesora le encargó a todo el grupo una redacción acerca del escritor Conrado Nalé Roxlo (1898-1971), famoso en Argentina por el sentido del humor que impregnaba buena parte de su obra. El niño de 11 años buscó en las enciclopedias datos sobre el autor y lo que encontró le pareció “cualquier cosa.” Así que cogió la guía telefónica y unos instantes después marcó el número que aparecía delante del nombre del protagonista del texto que preparaba. Don Conrado contestó y no dudó en responder las preguntas del alumno que años después se convertiría en “el periodista más amado y odiado de la Argentina.”

“Esa fue mi primera nota”, se ufana ahora. Después, con el arrojo de la adolescencia, fue a pedirle trabajo al gerente de Radio Nacional de Argentina y entre los redactores del Servicio Informativo de la emisora no tardó en aprender las claves del oficio. Pero el atrevimiento, la creatividad y la desmesura que lo caracterizan se consolidarían en 1987 al fundar, con 26 años de edad, el periódico Página/12, emblema (a principios de los noventa) de los progresistas, con un estilo desenfadado, audaz, irónico e inteligente, contracultural y de altos vuelos narrativos. “Despiértese con Página/12. El diario sin desperdicio”, decía su primera campaña de publicidad. “Porque tenía pocas páginas, porque no teníamos para comprar papel”, aclara.

Fue director del diario durante casi una década. “Y tuvimos varios hitos. Por ejemplo el día que hicimos una tapa en blanco, por el indulto del presidente Menem a los que participaron en la dictadura, y yo escribí un texto en el que decía que la memoria de un país no podía quedar en blanco. Que incluso, en una hoja blanca como esa, había imperfecciones, había pelitos, había manchas… y que lo mismo pasaba en la memoria de la gente. Después, bueno… hicimos un diario que se llamó Amarillo/12. Le cambiamos la marca. Porque Menem dijo que éramos periodistas amarillos y, entonces, le compramos papel a la guía de teléfonos e hicimos un diario amarillo. Menem, en aquella época, jugaba mucho todo tipo de deportes. Y otro día le cambiamos la marca al diario y le pusimos Pelota/12. Y toda la tapa estaba deportivisada y la foto era de Menem y el titulo era: “Oferta del Napoli.” Al día siguiente, me llama el distribuidor y me dice: “¿a quién le liquidamos los ejemplares?” Pues a nosotros. “No, es que no dice Página/12 por ningún lado.” Y, claro, yo no me di cuenta, pero fue la primera vez en la historia que se hizo un diario que cambió la marca estando en la calle. Sí, fue divertida toda esa época.”

Pero en la vida de Jorge Lanata hay épocas que no fueron tan divertidas.

 

CUANDO FALATABAN 15 MINUTOS PARA QUE TERMINARA EL AÑO 1997, Jorge Lanata estaba solo, en medio del silencio de su piso de 250 metros cuadrados, en la planta 26 de un edificio del barrio porteño de Belgrano, con unos gramos de cocaína, un champán francés, un paquete de cigarrillos medio vacío y una pistola calibre 38 sobre su mesa. Llevaba meses sumido en una profunda depresión porque sentía que sus compañeros de Página/12 lo habían traicionado y no habían hecho algo para impedir su salida del diario. Por eso quería matarse. Quería, pero no lo hizo.

Era la segunda vez que intentaba suicidarse. Ya lo había hecho a los 12 años, cuando sentía que tenía la infancia más desdichada del mundo y ya no podía aguantar ver a su madre sin poder hablar, sin poder moverse, sin poder abrazarlo, sin jugar con él. Y sin tener una fiesta de cumpleaños, “porque siempre me decían: “cuando mamá esté mejor.” Y mamá nunca estaba mejor.” Entonces cogió un puñado de pastillas de su madre (“tenía muchas”), pero su tía se dio cuenta a tiempo y lo llevó con el médico. Luego, a los 13 años, se escapó de casa y estuvo viviendo varios días en la calle.

Anécdotas tan personales y tan fuertes como estas se cuentan con detalles en Lanata. Secretos, virtudes y pecados del periodista más amado y más odiado de la Argentina (Editorial Margen Izquierdo), que Luis Majul publicó en diciembre pasado. Majul es un periodista de radio y televisión en Argentina y autor de varios libros sobre asuntos políticos y económicos del país sudamericano, casi todos convertidos en “súper ventas.” Entrevistó en 15 ocasiones a Jorge Lanata (un material que suma 24 horas de grabación), habló con sus familiares, amigos y enemigos y realizó una biografía de más de 400 páginas, cuyos capítulos tienen títulos como “Suicidio”, “Mamá”, “Cocaína”, “Rock”, “Dinero”, “Muerte”, “Quiebra”, “Decepción” y “Revancha”.

Lanata sabía que, además de Majul, otros periodistas tenían la intención de escribir su vida. Y entonces reflexionó: “entre que la escriba un hijo de puta que no conozco o la escriba un hijo de puta que conozco, prefiero que la escriba un hijo de puta que conozco.” Así que accedió a contarle sus “cosas” públicas y privadas y su lado oscuro y abrirle la puerta de “otras fuentes”. En lo que se ha llegado a calificar como un sincericidio, reveló, entre otras cosas, que durante diez años fue adicto a la cocaína “de la buena”, porque gracias eso sigue vivo, porque consumiendo ocho gramos diarios “de la mala” quién sabe… Que el proceso de desintoxicación en Estados Unidos fue “muy doloroso.” Que le encantan las mujeres y el despilfarro financiero. Que ha vivido “grandes aventuras” al lado de los rockeros Charly García y Fito Paez. Que aceptó dinero de un ex guerrillero para echar a andar Página/12. Y que aceptaría la candidatura a la presidencia de Argentina si, y sólo sí, el país estuviera envuelto en una crisis como la de 2001-2002.

Con sus intimidades, el periodista de las grandes ideas y proyectos desató el boom editorial. El libro ya va por la quinta edición, pero Lanata asegura que no lo ha leído. “Porque para mí ha sido muy bueno. Sano. A mí me influye mucho lo que dice todo el mundo de mí. Y cada vez hablan más de mí porque cada vez soy más popular. Entonces, yo hace tiempo que dejé de leer las notas que escriben de mí. Vos fijate: es bueno para estar tranquilo. Me propusieron que yo escribiera el libro. Y dije que no, porque no me estoy por morir. Lo que hice fue tomar la decisión de hablar y le conté todo a Majul. No me importó y conté las barbaridades más grandes. “Vos me grabás y lo escribís”, le dije. El libro salió y, en general, me han dicho que el libro no está mal. Que es muy chismoso, pero que no es malo. Pero, ¿para qué lo voy a leer si no me va a gustar? No tiene sentido, ¿me entendés? Ahora, para mí fue bueno colaborar con el libro porque fue catártico: conté todo y me liberé de todo, ¿me entendés? Y me parece que es sano que yo no haya tenido la curiosidad de leerlo. Los demás no van a influir en mi relación con el público, escriban lo que escriban. No me importa. ¡Para mí fue readulto no leer el libro!, ¿me entendés? Eso fue”, dice Lanata y enseguida enciende otro cigarrillo con un mechero bañado en oro.

 

EN LA PANTALLA DEL TELEVISIOR HAY UN MEDIO PLANO. Es una niña de la provincia de Tucumán. Tiene ocho años, la piel morena, el pelo rizado y una mochila colgada en los hombros. Está en la puerta de su improvisada casa, lista para ir al colegio.

—¿Qué comiste ayer a la noche? —le pregunta una reportera.

—Nada —responde la niña y al instante le brotan las lágrimas y comienza a enjugárselas con la mano derecha— No he comido nada, no tenemos nada.

—Y cuando seas grande, ¿qué querés ser?

—Nada.

Era el año 2003 y, mientras aumentaban los niveles de pobreza (y desnutrición) de su población, Argentina destinaba la mayor parte de su presupuesto a pagar la deuda externa. La niña que apreció en el reportaje televisivo se llama Bárbara Flores y se convirtió en un símbolo de las repercusiones de las políticas adoptadas por el país para “salir del hoyo.” Dice Jorge Lanata que fue “la primera vez” que vio llorar a alguien por hambre y que, además, “Barbarita” lo conmovió tanto porque su hija se llama igual y cualquiera, en toda Argentina, podría estar en esa situación pues el país sólo se dedicaba a pagar los destrozos de “la crisis del corralito.” Entonces tuvo la idea de hacer un documental al respecto. Fue a Washington para contarles a los señores del Banco Mundial lo que ocurría en su país. También a Suiza, al Foro Económico Mundial de Davos, para preguntarles a “los poderosos” si podían dormir tranquilos mientras asfixiaban a naciones enteras con sus acciones de capitalismo salvaje. El documental se llamó Deuda y con su estreno, en 2004, Jorge Lanata empezó a ser comparado con Michael Moore.

Michael Moore es ingenuo. No lo llamo tonto, lo llamo ingenuo. Es muy optimista sobre el futuro. Yo soy sudamericano"

“Naaa. Yo soy distinto a él. Yo lo que digo es que Michael Moore es el Lanata norteamericano. [ríe] No. Es distinto: yo soy un tipo que viene del periodismo impreso. Hice diarios y revistas y después entré a los electrónicos. Moore no. Moore es un tipo de los electrónicos. Pero, aparte, yo creo que Moore es muy norteamericano. Muy, muy. Hay una película sobre las armas en donde él va a hablar con los Walmart para tratar de convencerlos de que no vendan armas. Esa es una actitud totalmente americana. Yo soy argentino, yo soy más cínico. O sea: yo nunca iría a tratar de convencer a Walmart de que no venda armas, ¿me entendés? Moore es ingenuo, para mí. Yo lo respeto, ¿eh? No lo llamo tonto, lo llamo ingenuo. Es como muy optimista con respecto al futuro. Yo soy sudamericano. O sea: yo vivo en Vietnam, no en Estados Unidos. Moore vive en Estados Unidos. Yo vivo en el Líbano. O sea: vivo en otro lado, ¿me entendés?”

—Y diez años después, ¿sabe qué pasó con Barbarita?

—Está grande ahora. Estuvimos con ella el año pasado. La usaron políticamente, al padre le dieron trabajo en la Casa de Gobierno, ¿viste? A ella trataron de cooptarla. No está bien, pero está mejor de lo que estaba antes. La usó el kirchnerismo para decir que le habían dado una computadora, que finalmente nunca le llegó. La gente pobre tiene esa cosa del clientelismo.

 

ENVUELTO EN LA POLÉMICA, LANATA OSCILA ENTRE EL PERIODISMO Y EL SHOW. Ha escrito libros-reportaje, cuentos y novelas. Ha participado en una película, en una obra de teatro, en una telenovela y en un vídeo musical. Incluso, dirigió del videoclip “La argentinidad al palo” del grupo de rock Bersuit. “Lo del teatro fue divertido. ¡Me parecía increíble! No es que yo me quiera dedicar a eso. No. Si yo hubiera querido ser actor, lo sería. Fue un juego que duró tres meses. Al mes, yo ya estaba arrepentido porque hay un esfuerzo físico grande en hacer teatro. ¡Te cansa! Aparte, yo estaba dirigiendo el diario [Crítica] e iba del diario al teatro todos los días. O sea: estaba realmente cansado. Y lo otro… Yo, por mi generación, soy amigo de muchos pibes del rock: de Charly, de Fito, de Andrés Calamaro… y aparezco en sus videoclips porque me llaman, porque los conozco desde hace 30 años. Son tipos de mi edad que vienen a comer a mi casa, los conozco mucho. Yo hago de todo. A ver: yo no creo en los géneros. Yo creo que lo importante es decir algo. Si vos tenés algo para decir, el género es una cuestión de técnica. Vos podés hacerlo en teatro, en cine, en televisión, en radio. Ahora, si vos me decís qué es lo que hago yo verdaderamente: yo escribo. Yo escribí desde los 12 años hasta ahora. O sea: eso es lo que yo hago. Tengo 12 libros. Lo demás, a mí, me sale. Pero no es lo que yo soy, ¿me entendés?”

Después de ser director de Página/12, Lanata transitó por las revistas, la radio y la televisión. También, en 2008, fundó otro periódico: Crítica, “el último diario de papel.” Pero este proyecto, que aspiraba a superar a Página/12, quebró a los tres años de estar en la calle. “A la semana que el diario salió me dijeron: “Néstor [Kirchner] dice que los va a fundir.” Néstor, en ese momento, ya era ex presidente. Y nos boicotearon todos los anuncios del Estado. Los ministros, ¡personalmente!, llamaron a los avisadores privados para pedir que nos levantaran los avisos. En tres años perdimos seis millones de dólares. Yo me fui un año antes de que cerrara. Porque era imposible hacer un diario con un gobierno boicoteándote. No pensé que Néstor se iba a poner en nuestra contra de esa manera. Era una pelea muy dispareja. Y, finalmente, el diario cerró.”

Con el paso del tiempo y con el arraigo del “kirchnerismo”, se especializó en exhibir la corrupción y el cinismo de los miembros de la cúpula del poder de Argentina. Y ahora su trinchera es el Grupo Clarín, el mismo emporio mediático con el que compitió (y denostó) durante muchos años y hoy se encuentra enfrascado en una ardua batalla contra el gobierno por la nueva Ley de Medios que, según sostienen sus integrantes, intenta desmembrar la empresa. Ocurre, entonces, que el periodista se ha adaptado a los “nuevos tiempos” haciendo alarde de su pragmatismo. “Mirá: hoy el 80% de los medios de Argentina están, directa o indirectamente, vinculados con el gobierno. O sea: no queda casi nada. En el caso de la televisión, el único canal que no tiene relación con el gobierno es el Canal 13, del Grupo Clarín. O sea: tampoco tengo muchos lugares donde trabajar. Yo he sido muy crítico con Clarín, sí. Pero tengo que reconocer que eran más los prejuicios que yo tenía hacia ellos, que los que ellos tenían hacia a mí. Porque estando ahí adentro, yo no he tenido ningún problema. Y puedo hacer lo que tengo ganas de hacer. Ahora, hay dos maneras de ver esto: una es la que vos decís: yo terminé trabajando con mi enemigo. La otra es: mi enemigo tuvo que llamarme. O sea: ellos terminaron llamando al tipo que más los atacó. Porque me necesitaban. Y yo los necesitaba a ellos. ¡Fue un milagro que produjo el kirchnerismo! Y como hoy nuestros objetivos coinciden, estoy ahí. Pero yo soy yo más allá de Clarín. Yo no nací ahí ni voy a terminar ahí. Pasado mañana, Clarín se puede arreglar con el próximo gobierno y me echa. Mirá: yo no trabajo porque creo que me quieran, ¿eh? En ninguna empresa vos trabajás por amor. Es un trabajo. Y a mí lo que me importa es hacer el programa que tengo ganas. A mí me dijeron: te ofrezco el canal más importante de la Argentina. Y yo no les iba a decir que no. ¡Ni en pedo! ¿Cómo voy a decir que no? Yo trato de hacer ahí lo que pueda. Y cuando no me dejen, me voy. Yo hoy realmente no necesito estar en la televisión. Yo podría vivir de los libros. Yo he tenido libros de medio millón de ejemplares vendidos. Acabo de firmar un contrato muy grande con Planeta. Realmente estoy en la televisión porque me gusta, pero no necesito estar. Voy a estar mientras tenga ganas y mientras me dejen. Cuando me empiecen a joder me iré.”

Desde la pantalla del Canal 13, Lanata se ha convertido en el azote de los Kirchner. Lleva un año emitiendo, los domingos por la noche, Periodismo Para Todos, donde conjuga la denuncia con el show. El nombre del programa es una réplica al discurso de la presidenta Cristina Fernández, quien constantemente dice que debe haber carne para todos, leche para todos, vivienda para todos, escuela para todos, fútbol para todos… Así que Lanata dijo: “que el programa se llame Periodismo Para Todos.” El presentador comienza haciendo un monólogo en el que mezcla temas de actualidad con humor. Luego presenta los “informes” de sus investigaciones periodísticas llenos de entrevistas y documentos (y hasta cámaras ocultas). Se ocupa, por ejemplo, de la financiación estatal al futbol, las miserables viviendas del Gran Buenos Aires, la inflación desbordada, la inseguridad, la educación, las tragedias provocadas. Se regodea exhibiendo a los corruptos y su esfuerzo se centra en imponer un tema en la agenda nacional cuyo impacto la haga arder.

—¿El periodismo también es un show?

—Mirá: yo no estoy en contra de la noción de entretenimiento en los medios de comunicación. A mí me parece que todo depende los elementos que uses para entretener. Si vos usás elementos bastardos para entretener, está mal. Pero si vos respetás al público, a mi me parece buenísimo entretener. El sentido del humor lo he usado en toda mi carrera. Porque para mí es parte de la inteligencia crítica. Hay que saber reírse. De uno y de los demás. Y en el caso de la política es devastador. Porque el sentido del humor es popular. Tiene lo que no tiene el discurso político, que es más críptico. Es una buena manera de llegar al gran público. Vos llegás a través de eso y después contás lo que querés contar.

—¿Y haciendo eso, el periodismo no corre peligro de caer en la demagogia?

—Cuando hacés lo que la gente quiere, sí. Pero no estamos para eso. Y en ese sentido la televisión es muy cruel porque la televisión está regulada por el minuto a minuto. Pero a mí eso me importa un carajo. Ahora, obviamente, cuando el programa termina, a mí me traen la planilla. Porque yo vivo en una selva en la cual el idioma es el raiting. No puedo ignorarlo. Pero no me dicta el contenido. Yo cuento lo que yo creo que es cierto, ¿me entendés? No lo que la gente quiere escuchar. Si no, haría Gran Hermano o qué sé yo. También la gente quiere ver esa basura, pero yo no hago eso. Yo hago el programa que quiero hacer.

El mes pasado denunció una red de lavado de dinero encabezada por uno de los principales socios empresariales del ex presidente Néstor Kirchner, “siempre en euros, porque hay billetes de 500 y son más fácil de transportar y así hasta se evitaban contar la plata. Y la pesaban. Por eso no lo hacían en dólares. Porque un millón de euros pesa un kilo cien gramos y un millón de dólares pesa diez kilos.” El éxito de audiencia fue exorbitante porque en un país donde la oposición está fragmentada y la presidenta ha vetado las preguntas en las ruedas de prensa y no concede entrevistas, Lanata (y su equipo de periodistas) parece erigirse como la oposición real. Pero quizá esto conlleva un riesgo. Lo señaló el escritor argentino (y amigo de Lanata) Martín Caparrós, quien en el blog que mantiene en EL PAÍS publicó una entrada titulada “Honestismo” refiriéndose a que la principal secuela de Periodismo Para Todos es la simplificación del debate: “Jorge Lanata lo hizo otra vez. Con 30 puntos de raiting, con millones de personas mirándolo, con más millones comentándolo, su programa dejó de ser un programa para transformarse en un fenómeno cultural y político (…) [Pero] El honestismo es la tristeza más insistente de la democracia argentina: la idea de que cualquier análisis debe basarse en la pregunta criminal: quiénes roban, quiénes no roban. Como si no pudiéramos pensar más allá. (…) La corrupción existe y hace daño. Pero también existe y hace daño esta tendencia general a atribuirle todos los males. La corrupción se ha transformado en algo utilísimo: el fin de cualquier debate. (…) Nadie arguye que la corrupción no sea un problema grave. Pero también es grave cuando se la usa para clausurar el debate político, el debate sobre el poder, sobre la riqueza, sobre las clases sociales, sobre sus representaciones. (…) No digo que no haya que ocuparse de descubrir todos los robos y corruptelas que se pueda. Al contrario –y aplaudo y agradezco a quienes lo hacen. Pero digo, también, que si no pensamos la política más allá de eso, si la pensamos en puros términos de honestos y deshonestos, si la pensamos como un asunto de juzgado de guardia, corremos el riesgo de volver a elegir a la Alianza de De la Rúa y Chacho Álvarez. Los argentinos, ya se sabe, somos buenos para volver a tropezar con las mismas piedras.”

 

FUMÓN DESDE LOS 13 AÑOS (“fumo hasta 60 cigarrillos al día y los que me piden que lo deje son unos fascistas de la salud”), hincha del River (“porque mi abuelo jugó en el equipo en 1914”), más delgado (“bajé 25 kilos, dejé de dializarme y estoy mejor de salud”), enemigo de sus antiguos colegas (“porque hay una división entre los periodistas: están con el gobierno o contra el gobierno”), presentador —también— de Lanata sin filtro en Radio Mitre y columnista del periódico Clarín, Jorge Lanata está acostumbrado a los premios. Nacionales e internacionales. “Este de la Academia española es importante por una cosa curiosa que pasó: a mí me presentó alguien de la competencia. ¿No es rarísimo eso? ¡Rarísimo! Me presentó a este premio Liliana Parodi, gerente artística de otro canal argentino, el Canal América, que no es mi amiga. Pero se ve que le pareció bueno lo que hice: una nota sobre María Ovando, una mujer con 12 hijos, analfabeta, muy pobre, a la que se le murió una hija, la más pequeña, porque no la llegó a tiempo al hospital. Y la enterró en la ruta por temor a lo que le hiciera su marido. Volvió a su casa y la detuvo la policía. El mismo Estado que la tenía que haber asistido, la detuvo. Fue dos veces víctima. Y estuvo 20 meses presa. Cuando yo me entero del caso la voy a entrevistar a la cárcel y a partir de que salió en televisión, su caso se transformó en algo nacional: la justicia reabrió la causa y la liberó y se reencontró con sus hijos.”

—Lo dice como si tuviera una sensación de poder cuando sus reportajes producen cambios como ese.

—No puedo decir que sea exactamente una sensación de poder. Pero está buenísimo servir para eso. A mí me encanta servir para eso.

—¿De qué tamaño es su ego?

—Eh… dicen que grande. Pero yo no lo veo así. Yo sólo me fijo en la gente que me quiere, no en la gente que me odia. Pero, afortunadamente, la sensación que tengo es que es mucha más la gente que me quiere que la que me odia. Muchísima más. Quizá sea más odiado por el poder. Pero está bien porque yo trabajo para eso. O sea: yo no trabajo para el poder. Yo tuve la suerte de pelearme con todos los gobiernos. Con Alfonsín, con De la Rua, con Duhalde, con Menem, con Kirchner. Y está bien, porque creo que ese es mi rol. O sea: mi rol en la sociedad es estar del lado de la gente y contar que realmente pasa, ¿me entendés?

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >