Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Privatizando

“¿Por qué prejuzgamos que los médicos pagados por una empresa privada son peores? Por eso ha fracasado el discurso de la izquierda”. Palabras de Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid.

Un discurso tramposo: no se trata de que el ciudadano sostenga que un médico de la pública es mejor; lo que defiende el ciudadano es una sanidad que le ha hecho sentirse más protegido en un público que en un privado cuando acude al hospital en un estado crítico. El ciudadano desea seguir teniendo derecho a una atención que no se convierta en negocio, y entregar un hospital a manos privadas no es dejárselo a una organización sin ánimo de lucro, obviamente. El ciudadano sabe que en la medicina pública no se han escatimado, hasta ahora, pruebas que un médico estimara pertinentes y teme que la racionalización de la sanidad se traduzca en recortes en la asistencia. El ciudadano reconoce que los hospitales públicos son destartalados y acumulativos, pero también sabe de esas ambulancias procedentes de clínicas privadas que, aun con un grado de confortabilidad mayor, carecen de medios o de personal adecuado para afrontar ciertos delicados asuntos. El ciudadano entiende que los gastos sanitarios se racionalicen, pero también se pregunta por qué esa racionalización no puede efectuarse desde la misma Administración y por qué no se consulta al personal que conoce el funcionamiento de un hospital público por vivirlo trabajando y sorteando sus cotidianas dificultades. El ciudadano sabe lo que significa optimizar recursos. Palabras positivas que esconden un objetivo perseguido desde hace años: hacer de la salud un negocio. Seis hospitales más quedan en manos privadas y otro, el de la Princesa, pierde su razón de ser. ¿Cuántos puestos de trabajo se perderán en esta operación? Que nos lo cuente el presidente dentro de un año. O antes.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Elvira Lindo

Es escritora y guionista. Trabajó en RNE toda la década de los 80. Ganó el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por 'Los Trapos Sucios' y el Biblioteca Breve por 'Una palabra tuya'. Otras novelas suyas son: 'Lo que me queda por vivir' y 'A corazón abierto'. Colabora en EL PAÍS y la Cadena SER. Es presidenta del Patronato de la BNE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS