Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

Europa no vuela

El veto de Angela Merkel a la fusión de EADS y BAE es un golpe a la integración aeroespacial

El alemán Tom Enders, presidente de EADS (fabricante de Airbus y Ariane, entre otros), soñaba desde hace varios años con una fusión con la británica BAE Systems, que hubiera creado un gigante aeroespacial europeo capaz de competir con Boeing incluso para contratos del Pentágono. Pero Alemania podía perder capacidad de control sobre el conjunto y algunas actividades en suelo alemán. Presionada por unas elecciones a un año vista y quizás poco deseosa de impulsar un acercamiento franco-británico en este terreno, la canciller alemana, Angela Merkel, ha vetado la operación sin dar explicaciones.

Es un paso preocupante para el devenir europeo. Tras este nein en el sector aeroespacial, que supone un freno real a la Europa de la defensa, ¿quiere realmente la Alemania de Merkel avanzar hacia una unión bancaria, fiscal u otra si Berlín no está al mando? Merkel ha demostrado así que no quiere liderar Europa, sino mandar.

La idea parecía excelente. Con BAE, empresa esencialmente de productos militares, EADS podía lograr acceso al enorme mercado del Pentágono, con el que la británica tiene un acuerdo especial. La única demanda que hacía Washington es que alemanes y franceses rebajaran el nivel de participación sobre la empresa a un 9%, a lo que ambos accionistas accedieron sin problemas para facilitar una fusión en la que EADS se quedaría con un 60% del total y BAE con el resto. Berlín añadió otras exigencias sobre cargos y sedes que, de entrada, tampoco se rechazaron. Y todos los Gobiernos, también el muy liberal británico, conservaban sus acciones de oro, es decir, su capacidad de veto sobre futuras adquisiciones. Merkel, desde luego, ha hecho mal uso de la suya.

Se ha perdido una ocasión única para la industria de defensa y aeroespecial europea. Ahora EADS tendrá que buscar otros socios, y BAE, falta de capital y con los presupuestos de defensa en merma, habrá de vender probablemente parte de sus activos.

En todo esto resulta insólito que el pasado miércoles en París, en su comparecencia conjunta con François Hollande, Mariano Rajoy no solo no contestara a una pregunta al respecto, sino que se la pasara al presidente francés afirmando: “No sería razonable que fuera para mí, ya bastante tengo”. Cabe recordarle que el Estado español posee un 5,44% de EADS, y que esta empresa integra la antigua CASA y es esencial para la aeronáutica española.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.