Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ACENTO

Nadie es perfecto

Puede que los alimentos orgánicos no contengan más nutrientes que el resto, pero sí menos pesticidas

El mensaje no es “no coma orgánico”, sino “no lo coma por eso”. El estudio recién publicado por investigadoras de la Universidad de Stanford, que en realidad es una revisión de los 200 trabajos más relevantes sobre el asunto, concluye que los alimentos orgánicos, o cultivados con las técnicas de la agricultura ecológica, no son más nutritivos que los convencionales. Poseen las mismas vitaminas, aminoácidos y sales minerales. Tienen, es cierto, algo más de fósforo, aunque poca ayuda parece eso en una sociedad a la que el fósforo está a punto de salírsele por las orejas. Y para colmo son más caros.

Pero ¿quién ha dicho que haya que comer alimentos orgánicos porque sean más nutritivos? Hay cosas sumamente nutritivas, como los miriápodos, “a los que no te atreverías ni a mirar estando vivos”, como le decía James Stewart a Grace Kelly en La ventana indiscreta. Ser nutritivo no es una virtud en una época en que el exceso de nutrientes está provocando una descomunal epidemia de sobrepeso, diabetes de tipo 1, desórdenes metabólicos y todas sus secuelas de infartos, ictus, cánceres y enfermedades degenerativas. Un estilo de vida que los países occidentales estamos exportando velozmente al mundo en desarrollo, donde la esperanza de vida estará cada vez menos condicionada por las enfermedades infecciosas que por los estragos de la bollería industrial. Nutritivo está empezando a ser una palabra fea. No coma alimentos orgánicos por esa seudorrazón.

Pero cómalos por varias otras. No solo tienen una menor concentración de pesticidas, sino que implican un uso mucho más austero y racional de esos productos. También muestran una menor contaminación con bacterias resistentes a los antibióticos. Y esto, de nuevo, no solo es una ventaja para su consumidor, sino también para toda la sociedad, porque el abuso de los antibióticos es una pésima tendencia. Además, es probable que los productos orgánicos sepan mejor, y desde luego el estudio no excluye esta percepción.

La agricultura orgánica es una forma sensata y racional de explotar los recursos minimizando los daños al medio ambiente. Consúmala y olvídese de los nutrientes.

Nadie es perfecto.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.