Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra de agua contra la privatización del Canal

Cerca de 200 personas convocadas por el 15-M reivindican que el agua potable es un derecho y no un negocio

Unas 200 personas se han concentrado hoy frente a las oficinas del Canal de Isabel II para protestar contra la privatización de esta empresa pública. "Que no, que no, que no se privatiza", ha sido uno de los coros de los manifestantes, quienes han escenificado una guerra de agua en un ambiente festivo armados con pistolas de agua, globos, botijos, patos de goma y vaporizadores.

La concentración ha sido convocada por la asamblea de barrio de Chamberí del 15-M y la Plataforma contra la Privatización del Canal, entre otros colectivos, quienes señalan que el Gobierno de Esperanza Aguirre tiene planes de privatizar esta empresa pública.

"El agua es un derecho, no un negocio", afirmaban diversos participantes de la protesta que rechazaron la gestión privada de los servicios públicos. Portavoces de la plataforma contra la privatización del Canal incidieron en que la empresa pública no tiene problemas económicos y argumentaron que en 2009 obtuvo unos beneficios netos de 151 millones de euros.

Los bomberos del parque situado frente al lugar de la protesta han cosechado uno de los aplausos más fervientes de la tarde, cuando salieron en uno de sus vehículos. Además de a los bomberos, los indignados también han vitoreado a los participantes de la bici crítica a su paso por la calle de Santa Engracia.

La convocatoria se ha aprovechado para informar sobre la reforma constitucional que pretende limitar el déficit público. "La medida es un disparate basado en la avaricia no en la lógica económica", afirmó un portavoz de la comisión de Economía. "Si limitamos la deuda pública el Estado no podrá invertir para liderar la recuperación económica, lo que ahondará en la crisis y, además, empeorarán los servicios sociales", insistió.

Una veintena de agentes de la Policía Nacional con tres furgones vigilaban atentamente la concentración, que terminó con una merienda-cena de sobaquillo. El movimiento 15-M ha emplazado a todos los participantes a asistir "masivamente" a la asamblea del 7 de septiembre para concretar acciones coordinadas y conjuntas de todas las asambleas en contra de la privatización de la red de agua.