Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto en el Sáhara occidental

El Polisario no se reunirá con el PSOE hasta que el Gobierno no condene la "agresión marroquí"

Los socialistas insisten en que los intereses españoles obligan al Ejecutivo a responder con tibieza

La cita entre el PSOE y la delegación en España del Frente Polisario que acordaron ayer en París la responsable socialista de Política Internacional, Elena Valenciano, y el representante para Europa de los saharauis, Mohamed Baissat, no se va a producir hasta que el Gobierno español "no hayan adoptado una posición firme y clara frente a la agresión marroquí contra el pueblo saharaui".

"No está actualmente programada ninguna reunión" entre el Frente Polisario y el PSOE, ha señalado la delegación saharaui en un comunicado, que ha solicitado una declaración" denunciando explícitamente el asalto brutal" que ha cometido el ejército marroquí contra la población civil saharaui, según ha destacado el ministro saharaui de Asuntos Exteriores, Mohamed Salem, que ha pedido además la intervención "con urgencia" del Estado español para proteger a los ciudadanos saharauis.

Elena Valenciano, por su parte, ha dicho que intensificará los trabajos para salvar la reunión con los representantes del Frente Polisario. "Voy a insistir en la necesidad de que se mantenga esa reunión que tendría que ser de alto nivel", ha afirmado la diputada socialista desde París, donde hoy se ha clausurado la Internacional Socialista sin la declaración de condena expresa a Marruecos que solicitaban los saharauis, que han culpado del bloqueo a los socialistas españoles.

Desde las filas socialistas se insiste en que España debe mantener un buen clima de vecindad con Marruecos para no poner en peligros los intereses del país en materia de seguridad y comercial, mientras la alarma cunde en las filas socialistas y en el propio Gobierno.

El portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha apelado en TVE a la "responsabilidad" para justificar la actuación del Ejecutivo.

Precisamente, el vicepresidente primero y ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha reunido en Madrid con su homólogo marroquí, Taieb Cherkaoui, en una cita que estaba prevista desde hace meses tras los incidentes que se vivieron en verano en las fronteras de Ceuta y Melilla.