Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubalcaba dice que Rabat se compromete a investigar cualquier duda que inquiete a España

El vicepresidente español dice que Marruecos ha hecho "un relato minucioso que refuta las graves acusaciones de los últimos días" en el desmantelamiento del campamento saharaui.- Jiménez: "Condenar a Marruecos sin pruebas tendría consecuencias".- El Consejo de Seguridad de la ONU deplora la violencia en el Sáhara Occidental

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado esta tarde que el ministro del Interior marroquí, Taib Cherkaui, con quien se ha reunido varias horas, ha realizado un "minucioso relato que refuta las graves acusaciones de los últimos días" en torno al desmantelamiento del campamento saharaui próximo a El Aaiún.

En una comparecencia en la que se ha presentado especialmente tenso, carraspeando al principio insistentemente, Rubalcaba ha asegurado al ser preguntado si entonces daba por buena la versión marroquí, que "el Gobierno ha recibido una sola versión, la versión del Gobierno marroquí y un compromiso de que cualquier duda, cualquier dato, cualquier información será investigada".

El vicepresidente también ha explicado que ha expuesto a su interlocutor la "gran preocupación que existe en amplios sectores de la sociedad española y en las fuerzas políticas por lo ocurrido en el campamento saharaui de protesta y en El Aaiún, "una preocupación que comparte el Gobierno".

Esos hechos serán investigados, así como las circunstancia de la muerte del saharaui español, ha dicho. "Hay una investigación y el ministro se ha comprometido a su esclarecimiento", ha añadido. No obstante, Cherkaui ya había ofrecido en su comparecencia ante la prensa, una hora antes, su versión sobre el fallecimiento: el hombre murió atropellado en un accidente.

Rubalcaba, que rehusó extenderse sobre las "detalladas explicaciones" dadas por su homólogo ("El relato detallado lo conocen ustedes bien porque [Marruecos] lo ha expuesto ayer y lo expuso hoy [el ministro] en rueda de prensa"), comenzó su intervención "con una declaración de principios": "España y Marruecos son dos países amigos y los países amigos se hablan con claridad y sinceridad".

Preguntado sobre si en la reunión con Cherkaui se había abordado la obstaculización a la prensa española para informar desde El Aaiún, el vicepresidente español ha subrayado: "No hemos tocado el tema de los medios de comunicación, ya saben cuál es nuestra posición. Ha sido expuesta por la ministra de Exteriores. Somos partidarios de que haya una libertad de trabajo para los informadores y lo hemos defendido y lo hemos hecho en las comunicaciones con las autoridades marroquíes". El ministro ha desvelado entonces que el Gobierno español ha hecho "una propuesta concreta" sobre esta asunto a los marroquíes. "Es una propuesta a la que esperamos una respuesta favorable en los próximos días".

También se ha referido a que la máxima del Gobierno en el conflicto saharaui es "la prudencia y el respeto, procurando el diálogo". Y ha asegurado que existe una vía abierta en la ONU, que es la vía que el Gobierno quiere estimular, "para encontrar una solución razonable".

Precisamente, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha deplorado este martes la violencia que se produjo la semana pasada en el Sáhara Occidental tras el desmantelamiento del campamento de protesta sharaui de Gdeim Izik por las fuerzas de seguridad marroquíes y los posteriores altercados en El Aaiún.

El presidente de turno del Consejo se limitó a leer una nota expresando sus condolencias y pidiendo a las partes que mantengan el compromiso hacia la solución política del conflicto. El Polisario ha reaccionado diciendo que condenar no es suficiente y ha pedido una investigación que muestre la verdad. Por eso su representante ha dicho tras la reunión que el vaso está medio lleno o medio vacío y que cree que el Consejo de Seguridad reconoce que hubo violencia, pero lamenta que no actúe en consecuencia, infoma Sandro Pozzi.

Además de la crisis del Sáhara, en la reunión de ambos ministros del Interior se han abordado otros asuntos como el refuerzo de la lucha contra la inmigración irregular y contra el tráfico de drogas, sobre la que han suscrito cinco acuerdos.

Jiménez: "Tendría consecuencias"

El conflicto saharaui también ha sido el tema central de la sesión de control al Gobierno en el Senado. La ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha asegurado que el Gobierno español no se referirá a lo ocurrido en el desmantelamiento del campamento saharaui hasta que no tenga en su poder suficiente información, ya que, ha dicho, condenar a Marruecos sin pruebas "tendría consecuencias".

"Sin confirmación de los datos, un Gobierno responsable no debe especular", por lo que ha recomendado esperar a los informes oficiales para saber lo sucedido y cuántas víctimas ha habido."Los hechos tienen consecuencias, pero los pronunciamientos sin datos y desde la superficialidad también las tienen", ha advertido Jiménez, quien ha vuelto a pedir a Marruecos una investigación de lo ocurrido y que la prensa pueda informar desde El Aaiún.

En un duro enfrentamiento en la Cámara alta con algunos de los portavoces de la oposición, la ministra ha dicho que el Ejecutivo español "no comparte la política informativa" de Rabat. "Nuestra política informativa es diferente", ha asegurado Jiménez. La ministra ha reconocido que España tiene una "responsabilidad histórica" con el Sáhara, pero ha precisado que Naciones Unidas no considera a España como una parte en las negociaciones que auspicia entre Marruecos y el Frente Polisario, que cuentan en cambio con la participación de Argelia y Mauritania.

Jiménez también ha asegurado respecto al conflicto en El Aaiún que "la legalidad internacional no admite interpretaciones" y que Naciones Unidas no considera a España un parte del conflicto. "Marruecos es la administración de facto del territorio", ha subrayado.

Reunión "clandestina"

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, se ha referido a la decisión de ambos responsables del Interior de no comparecer conjuntamente tras la reunión, que ha calificado de "clandestina". Llamazares ha denunciado que el pueblo saharaui está sufriendo "el olvido" del Gobierno, cuando lo que se merece es que España pida a Marruecos "de forma explícita" una investigación sobre "las muertes, torturas y todo tipo de vulneración de los Derechos Humanos que se están produciendo"

Por su parte, el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, criticó ayer que Rubalcaba, sea "incapaz de condenar lo atentados contra los derechos humanos" en el Sáhara Occidental antes de reunirse con Cherkaui, quien, según ha dicho, es el responsable de la Policía que "supuestamente está violando" los derechos humanos en el Sáhara.

"Rubalcaba es incapaz de condenar los atentados de los derechos humanos que se están produciendo en el Sáhara antes de recibir al jefe de la Policía marroquí, que está actuando en el Sáhara", argumentó González Pons este lunes, en declaraciones a TVE. En este sentido, argumentaba que "no tiene sentido" que Pérez Rubalcaba pueda recibir al "ministro responsable de la Policía de Marruecos, sin que España haya condenado todavía lo que está sucediendo en el territorio del Sáhara". "Que el Gobierno no condene las violaciones de los derechos humanos ahora mismo en el Sáhara y reciba mañana al ministro responsable de la Policía que, supuestamente, está violando los derechos humanos en el Sáhara, es de una falta de sentimientos tal que hace pensar que este Gobierno ha perdido completamente la sensibilidad", ha recalcado.

Finalmente, sobre la manifestación celebrada en Madrid este fin de semana en defensa de la causa saharaui, ha recalcado que allí vio "no sólo muchos saharauis que decían en Madrid en lo que no pueden decir en ningún otro sitio sino también al pueblo español volcado en apoyo de los que están sufriendo".

Esta mañana, el ministro de Fomento, José Blanco, ha pedido a la ONU que haga un "esfuerzo" para reforzar el diálogo con Marruecos porque, a su juicio, es la "única" vía para poder resolver el problema del Sáhara Occidental. Además, ha criticado al PP por tener principios de "quita y pon" y por querer ser "ahora" el partido de los Derechos Humanos. En declaraciones a Telecinco, Blanco ha asegurado que es "positivo" que el Frente Polisario siga en la mesa de diálogo porque, ha recalcado, "sólo" resolviendo ese problema se pueden "resolver otros".

Dos comisarías conjuntas: Tánger y Algeciras

España y Marruecos contarán con dos comisarías conjuntas en Algeciras (Cádiz) y Tánger, según el protocolo suscrito hoy por los ministros de Interior de ambos países, Alfredo Pérez Rubalcaba y Taib Cherkaui.

Ambas comisarías, tal y como ha explicado Rubalcaba en rueda de prensa tras reunirse con su homólogo marroquí, funcionarán de forma similar a las que ya están en marcha entre Francia y España y en las que colaboran todas las fuerzas de seguridad de los dos países. Entre los objetivos de las dos comisarías figura la lucha contra la inmigración ilegal y el narcotráfico, ha subrayado Rubalcaba.

Precisamente, los dos ministros también han suscrito un acuerdo para combatir el tráfico de drogas, dada la preocupación de ambos países por la proliferación de vuelos incontrolados, básicamente de helicópteros y avionetas, entre Marruecos y España que trafican con sustancias estupefacientes.

Según Rubalcaba, los ministerios de Interior español y marroquí llevan tiempo rabajando en este asunto, preocupados "no tanto por el volumen de droga que se mueve, que es relativamente pequeño, sino porque es una vía abierta por la cual se puede introducir hoy droga y mañana cualquier otra cosa". Por ello, el acuerdo prevé una serie de actuaciones conjuntas para evitar este tipo de vuelos.

Además, Rubalcaba y Cherkaui han suscrito otro acuerdo para que haya dos oficiales de policía de enlace, uno en Barajas y otro en Casablanca, con el objetivo de agilizar los trabajos para la lucha contra el tráfico de droga.

Más información