Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidas 41 personas en una trama de blanqueo relacionada con las FARC

Siete carteles colombianos lavaban dinero mediante una red de envío de remesas

La Policía Nacional ha desarticulado la pasada madrugada y a lo largo del día de hoy una trama de blanqueo de dinero procedente del narcotráfico colombiano y relacionada con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla que azota a ese país. En el transcurso de la Operación Espejo, dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz junto con la fiscalía de ese tribunal y las policías española, colombiana y ecuatoriana, fueron detenidas 41 personas en las provincias de Madrid, Barcelona, Alicante, Valencia y Zaragoza. Se les imputa formar parte de una red que blanqueó entre seis y 20 millones de euros a través de empresas de envío de dinero.

La investigación se inició en 2008 cuando el Servicio de Prevención del Blanqueo de Capitales (Sepblac) alertó a la policía de que habían aumentado mucho las trasferencias a Ecuador y Colombia desde España, y que las cantidades enviadas no se correspondían con el patrón de los envíos de remesas de los inmigrantes de esos países.

El sistema de lavado de dinero se basaba en una amplia red de colaboradores. Las organizaciones de narcotraficantes transportaban y vendían su cocaína en España. Después, los beneficios quedaban en manos de una de las detenidas -considerada la corresponsal de los narcos- que se encargaba de enviarlos a los carteles de Colombia. Para ello, distribuía las ganancias entre decenas de cuentas bancarias a nombre de inmigrantes que mandaban pequeñas cantidades a Colombia como si fueran remesas de dinero para sus seres queridos a través de locutorios y empresas de envío de dinero al extranjero. Lo hacían en pequeñas cantidades de hasta 5.000 euros. Gracias a ese sistema lograban pasar inadvertidos.

El dinero era recibido en Colombia por al menos 12 beneficiarios. Uno de ellos era Juan Manuel Gómez Buitrago, presunto miembro de la columna móvil Teófilo Forero de las FARC, localizada en el departamento colombiano de Huila. Gómez Buitrago fue procesado en su país por su participación, el 27 de enero de 2006, en el asesinato de nueve concejales a manos de la guerrilla. Varios hombres armados acribillaron a todos los presentes en una reunión del Concejo de Rivera. Nueve concejales murieron y dos fueron heridos. El proceso a Gómez Buitrago se anuló en octubre de 2009 por un error en la calificación jurídica de los hechos. Parte de los beneficiarios colombianos utilizaba también, para recoger el dinero procedente de España, datos -como el número de teléfono, el domicilio- de Gómez Buitrago.

La Policía Nacional ha logrado acreditar pagos de vuelta a los carteles colombianos de hasta seis millones de euros, aunque los agentes sospechan que la cantidad defraudada podría alcanzar los 20 millones. Los detenidos pasarán en los próximos días por el despacho del juez, que deberá decidir sobre las medidas cautelares que les impone. La operación, que continúa abierta, podría superar la cincuentena de arrestos, algunos de ellos en Colombia y Ecuador, donde están previstos algunos registros. La revuelta policial sufrida por el presidente de este país, Rafael Correa, ha dificultado el operativo.

Los delitos que se imputan, por el momento, a la mayoría de los detenidos son blanqueo de capitales, asociación ilícita, tráfico de drogas y falsedad documental. Los investigadores tendrán que determinar ahora si el dinero recibido por Gómez Buitrago tenía como destino la guerrilla colombiana, lo que podría ampliar la investigación a delitos de terrorismo.

La Operación Espejo la han llevado a cabo agentes de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal), la UDYCO (Unidad de Droga y Crimen Organizado) y de las Brigadas Provinciales donde se han llevado a cabo las detenciones. Se han usado, por primera vez, guías caninos entrenados para detectar dinero a través del olor de la tinta. Los perros han encontrado en los registros más de 150.000 euros ocultos en los domicilios. Tres de los arrestados son del clan de los ratones radicado en el poblado ilegal de la Cañada Real Galiana, en Madrid. Se han practicado, en total, 27 registros.