Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las escuchas del 'caso Brugal' revelan supuestos intentos de compra de partidos por parte del Hércules

El juez, no obstante, archiva esas diligencias porque "los hechos no son constitutivos de delito"

Las escuchas del caso Brugal (trama de corrupción vinculada al negocio de la basura en la Vega Baja) incluyen grabaciones de supuestos intentos de compra de partidos por parte del directivos del Hércules CF. No obstante, esas diligencias de la causa general, cuya investigación comenzó hace tres años, han sido archivadas por el juez por "entender que los hechos no son constitutivos de delitos", según ha informado el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana.

En el sumario del caso Brugal está imputado el primer accionista del Hércules, el promotor Enrique Ortiz, por los supuestos delitos de cohecho, tráfico de influencias y fraude. Junto al empresario hay otros 15 imputados, el más relevante de ellos el presidente de la Diputación y líder provincial del PP, José Joaquín Ripoll, a quien se imputan también supuestos delitos de fraude y cohecho, entre otros, derivados de la adjudicación de la planta de basuras de la comarca de la Vega Baja. Esa instalación fue otorgada a una UTE integrada por Cepsa y una firma Ortiz.

El juez que investiga el asunto, el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Orihuela, Carlos San Martín, acordó el pasado día 12 desglosar en varias piezas la causa e inhibirse de aquellas en las que se declaró no competente por motivos de competencia territorial. Dos de esas piezas son la que afectan a la implicación de Ripoll y las supuestas irregularidades deportivas en el ámbito del Hércules CF. Estas dos partes del sumario han sido remitidas a los juzgados de Alicante.

La segunda recayó en el titular del Juzgado de Instrucción número 7 de la ciudad. El magistrado, nada más conocer las diligencias, ha "acordado la incoación y archivo" de la causa al no observar indicios delictivos. Este tipo de conductas no eran perseguibles hasta ahora penalmente. Sin embargo, estas prácticas para alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba deportiva sí pasarán a ser delito a partir del 22 de diciembre de este año, una vez entre en vigor una reforma legislativas aprobada ya por el Congreso de los Diputados.

De estos supuestos intentos de compra de partido por parte del Hércules solo ha trascendido que estaban relacionados con operaciones tendentes a facilitar el ascenso a la Primera División del equipo esta temporada, lo que finalmente consiguió.

Sobre el trámite del resto de piezas del sumario no ha trascendido nada, dado que persiste el secreto sobre las actuaciones.