Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Plan de choque de Zapatero

El Gobierno aprobará un nuevo impuesto para patrimonios superiores a un millón

El tributo, que se quiere aplicar antes de final de año y que trata de suplir las carencias del IRPF, gravará propiedades, acciones, ingresos y ahorros

El Gobierno aprobará en un máximo de dos semanas un nuevo impuesto extraordinario dirigido a quienes superen el millón de euros de patrimonio, según informa la Cadena SER, que adelanta que el Ejecutivo quiere comenzar a aplicar el tributo antes de fin de año. De confirmarse, la medida concretaría el anuncio realizado ayer por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien avanzó nuevas medidas dirigidas "a los que realmente tienen, no a las clases medias".

La fórmula que se pretende emplear no ha sido todavía desvelada por el Gobierno. No queda claro si, además, del patrimonio, el nivel de renta sería una variable a tomar en cuenta en el diseño de este tributo. El Gobierno suprimió el año pasado el Impuesto sobre el Patrimonio. Ahora no se trata de recuperarlo sino de crear una nuuva figura. De ese modo, sería un impuesto con carácter estatal y se trataría de evitar que hubiera competencia fiscal entre comunidades por el mismo. Algunas fuentes señalan que la figura sería similar al impuesto francés sobre las grandes fortunas.

El nuevo impuesto cumple las peticiones del ala izquierda del propio PSOE y de otros partidos para complementar las medidas de ajuste del gasto público anunciadas por Zapatero hace una semana y que hoy concretará el Consejo de Ministros, y que centraban la lucha contra el déficit en un recorte salarial de funcionarios, la congelación de pensiones y la paralización de obras públicas.

El Gobierno trata así de suplir una de las principales carencias del IRPF, el impuesto que mayor capacidad recaudatoria en España pero al que escapan la mayoría de los acaudalados. Solo el 4% de los declarantes ingresa más de 60.000 euros al año por rentas del trabajo y del capital, lo que convierte a este grupo, de unas 750.000 personas, en ricos oficiales, según datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2007. El problema es discriminar entre esa masa heterogénea, pues aunque todos están gravados con el mismo tipo impositivo, sus rentas son muy dispares.