Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El emir de Al Qaeda en el Magreb pide a sus presos que no dejen la violencia

Critica las conversaciones de imanes con reclusos de su grupo en Mauritania.- Están relacionadas con los secuestros de los seis europeos en el norte de África

Abu Musab Abde I Wadud, dirigente de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), el grupo terrorista que secuestró y retiene a los tres cooperantes españoles, ha hecho público hoy un comunicado a través de una de sus páginas yihadistas en el que pide a los presos de esta organización en Mauritania que no dejen la violencia ni lleguen a ningún acuerdo con el Gobierno de ese país, según señalaron a El PAÍS fuentes mauritanas. El antiguo emir del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate que en 2006 anunció su alianza con Osama Bin Laden y el nacimiento de AQMI critica la iniciativa de un grupo de imanes mauritanos que desde hace varias semanas negocian en la cárcel de Lahsar en Nuakchot, capital de Mauritania, con los 60 presos de esa organización. El pasado día 11 Mohamed el Hasen Ould Dudu, el religioso mauritano que dirige las conversaciones, anunció que la mayoría de estos presos le han comunicado personalmente su deseo de abandonar la violencia .

Abu Musab Abde I Wadud, el dirigente de AQMI, pide en su comunicado a los presos que no acepten ningún trato y asegura que los religiosos que visitan la prisión son personas compradas por el Gobierno del general Mohamed Ould Abdel Aziz, presidente de Mauritania. Les pide que sigan "en la lucha" y que regresen a sus bases cuando obtengan la libertad. El imán Dudu ha pedido al Gobierno que se celebren juicios rápidos para los implicados en delitos de sangre y se rebajen sus condenas si estos muestran públicamente su arrepentimiento. Para los no implicados en esta clase delitos, la mayoría de los reclusos salafistas, solicitó su libertad como muestra de buena voluntad. AQMI hizo público hace varias semanas un comunicado en el que exigió al Gobierno italiano la puesta en libertad de varios de estos presos a cambio de la libertad del secuestrado italiano Sergio Cicala, de 65 años de edad. En el mismo comunicado pedía la libertad de cuatro de sus presos en Bamako (Malí) a cambio de la vida del secuestrado Pierre Camatte, de 61 años. El plazo del francés expira el próximo día 20.

Aunque el Gobierno mauritano no lo ha reconocido, las conversaciones de los imanes con los presos tienen como telón de fondo estos secuestros y las exigencias de los terroristas. El encuentro del religioso Dudu con los presos de Al Qaeda se celebra en una jaima instalada en el patio de la prisión de Lahsar, un fortín en el que se encierran a los salafistas. Los presos más duros e implicados en los delitos graves todavía no se han pronunciado. Solamente Maroof Ould Haiba, uno de ellos, hizo público hace días un comunicado en el que anunciaba su deseo de renunciar a la violencia.