Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A prisión cuatro de los seis mariscadores de la trama de las vieiras contaminadas

La restauradora Toñi Vicente, imputada en el caso, ha sido puesta en libertad sin fianza.

Madrid / Santiago de Compostela

El juez del Juzgado de instrucción número tres de Ferrol ha decretado a última hora de este lunes el ingreso en prisión de cuatro de los seis mariscadores furtivos implicados en la red que comercializaba las vieiras contaminadas. El juez los acusa de un delito contra la salud pública por extraer en la ría de Ferrol y posteriormente comercializar vieiras, cuya captura y venta están prohibidas, por contener la toxina ASP, una toxina paralizante peligrosa para la salud humana. Han ingresado en la prisión provincial de Teixeiro.

La restauradora Toñi Vicente, imputada en la supuesta trama de compraventa de vieiras contaminadas, ha quedado en libertad sin fianza tras prestar declaración ante el juez Alejandro Morán Llordén en el Juzgado de Instrucción número 3 de Ferrol.

Toñi Vicente, que ha asegurado estar muy afectada por la situación, ha reconocido que confía en que el asunto no afecte a la reputación de su restaurante, ubicado en Santiago, y ha atribuido lo sucedido a un "malentendido". "Creo que voy a salir reforzada y creo que mi reputación está por encima de este malentendido", ha matizado. Su abogado, Víctor Espinosa, ha explicado que "el papel" de la restauradora en la trama es "totalmente circunstancial", "sin que tenga nada que ver en la trama crucial".

Los detenidos, entre los que figuran seis mariscadores y algunos conocidos restauradores gallegos, están acusados de delitos contra la salud pública y son sospechosos de estar implicados en una red que comercializaba vieiras extraídas sin suficientes garantías de salubridad. Todos ellos han comparecido esta mañana ante el Juzgado número tres de Ferrol, donde prestan declaración ante el juez decano de la ciudad, Alejandro Morán Llordén.

Vicente, detenida mientras compraba una partida

Además de Vicente, entre los imputados se encuentran dos prestigiosos restauradores que regentan sendos negocios en las localidades pontevedresas de Poio y Sanxenxo. Vicente, por su parte, conocida restauradora pontevedresa con local en Santiago, fue detenida el viernes cuando compraba una partida de vieiras aunque un día después fue puesta en libertad tras prestar declaración.

El delito consistiría en la recogida furtiva y la posterior comercialización ilegal de vieiras susceptibles de contener una toxina peligrosa que podría, según fuentes de la investigación, generar la pérdida de memoria entre los consumidores.

La toxina ASP

Las consejerías gallegas de Sanidad y Pesca han recordado que la legislación vigente en la Unión Europea prohíbe capturar moluscos bivalvos de las zonas de producción cuando sus niveles de biotoxinas son superiores a los límites establecidos. La vieira acumula toxina ASP y requiere de largos periodos de tiempo para eliminar esta sustancia.

Según la Administración pesquera, los estudios realizados han concluido que la mayor parte de la toxina se concentra en el hepatopáncreas, mientras que su afectación al músculo de este molusco es "muy baja". La normativa comunitaria permite, por ello, extraer la vieira con presencia de ASP siempre que los niveles de esta toxina no superen los límites fijados y se someta a eviscerado antes de su comercialización para el consumo.

Cuatro toneladas decomisadas en un fin de semana

La Xunta ha confirmado que efectivos del Servicio de Guardacostas gallego y de la Guardia Civil han decomisado en el último operativo desarrollado este fin de semana cuatro toneladas de vieira contaminada en diversos puntos de la comunidad. Esta cifra duplica el volumen total de este tipo de molusco bivalvo requisado durante los seis primeros meses de 2008.

Pesca y Sanidad advirtieron de que la única vieira que se puede comercializar en Galicia es aquella que se somete a un proceso de eviscerado, consistente en la retirada de su hepatopáncreas, en un centro autorizado por la Xunta. La extracción de este molusco está prohibida en la totalidad de las rías gallegas y constituye, según el anuncio, un delito contra la salud pública.

Durante el primer semestre de 2008, los guardacostas de Galicia efectuaron 9.083 inspecciones en las que se decomisaron casi 20.000 kilos de especies pesqueras y marisqueras, de las que 2.000 kilos eran de vieira.

Más información