Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Olvidar los idiomas y los uniformes"

España y Francia presentan un grupo compuesto por agentes de ambos países que luchará contra el narcotráfico.- Siguen sin llegar a un acuerdo en inmigración

Los ministros del Interior y de Justicia de España y Francia han presentado hoy el Grupo de Enlace Antidroga (GEAD), una organización bilateral de cooperación para combatir el narcotráfico. El ministro del Interior español, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dicho que los dos países, que tienen una "larga y productiva" experiencia en la lucha conjunta contra el crimen, trabajarán aún más compenetrados "olvidando los idiomas y los uniformes".

Rubalcaba, su homóloga francesa, Michèle Alliot-Marie, y los ministros español y francés de Justicia, Mariano Fernández Bermejo y Rachida Dati, se han reunido en Collioure, en el sur de Francia y cerca de la frontera con España, para presenciar un simulacro de apresamiento de lanchas de narcotraficantes en el mar por parte de una fragata de la Marina francesa. También han asistido a un ensayo de intervención de vehículos rápidos en carretera.

En el acto, Alliot-Marie ha anunciado que Francia propondrá, durante la presidencia semestral de la Unión Europea que asumió el martes, la creación de un sistema conjunto de lucha contra el narcotráfico, en el que participen no sólo los países del norte del Mediterráneo, sino también los del sur, de donde procede gran parte de la droga.

Los cuatro altos cargos han viajado luego a Girona para firmar el acuerdo. El GEAD, que actuará de manera similar a la agrupación que ya existe para luchar contra el terrorismo etarra e islamista, estará integrado por policías, gendarmes, magistrados y representantes de los Ministerios del Interior y de Justicia de ambos países.

Sin avances en inmigración

Los Gobiernos de España y Francia siguen sin anunciar un acuerdo en torno al Pacto europeo de inmigración que la presidencia francesa de la UE quiere sacar adelante en octubre próximo, a pesar de que en un primer momento su idea era presentar este proyecto como una iniciativa hispano francesa.

El Ejecutivo español, que viene trabajando con el francés desde noviembre pasado en la elaboración del Pacto, no estaba de acuerdo con dos elementos de la propuesta original francesa: la inclusión de un contrato de integración para los inmigrantes que les obligue a conocer la lengua y respetar los valores de la sociedad de acogida y el rechazo a las regularizaciones masivas.