Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento Europeo avala la iniciativa de paz emprendida por Zapatero

La resolución propuesta por el grupo socialista obtiene el respaldo de una Eurocámara muy dividida

Enrique Barón, con dos diputados, al comienzo del pleno.
Enrique Barón, con dos diputados, al comienzo del pleno. EFE

En un clima de división y tensión, el Parlamento Europeo ha aprobado por apenas 10 votos la resolución socialista de apoyo al proceso de paz en el País Vasco. 321 eurodiputados han votado a favor de esta resolución, que respalda "la iniciativa de paz en el País Vasco emprendida por las instituciones democráticas españolas en el marco de sus competencias exclusivas". 311 han votado en contra y se han abstenido 24. Previamente, había sido rechazada la propuesta presentada por el grupo popular europeo, que subraya que ETA no ha "hecho los cambios necesarios" ni se dan las "condiciones fijadas" por el Congreso de los Diputados español en mayo de 2005 para el diálogo con la organización terrorista.

La votación, un tanto caótica por cuestiones de procedimiento, ha trasladado al Parlamento Europeo la división entre los socialistas y populares españoles. Pese a los intentos por llevar al pleno una resolución conjunta, no ha sido posible. Tras dos votaciones que han tenido que ser anuladas porque muchos no sabían qué estaban votando, ha sido rechazada la propuesta de los populares, que ha obtenido 302 apoyos frente a 322 votos en contra. La socialista ha obtenido el respaldo de 321 diputados, 311 han votado en contra y 24 se han abstenido.

División

El proceso de paz en el País Vasco se ha asomado al Parlamento Europeo en un clima de división. Desde que se anunció que la Eurocámara se ocuparía del proceso de paz en el País Vasco, los populares españoles se opusieron a que Europa escenificara un respaldo al camino emprendido por el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero. Los populares europeos arroparon a los españoles, por lo que ambos grupos se han presentado al pleno con sendas propuestas. Los socialistas, con una de respaldo al proceso; los populares, con otra en la que entienden que no se dan las condiciones. Pese a reuniones previas, no se pudo lograr un texto de consenso.

No obstante, hasta el último minuto se ha intentado que el Parlamento Europeo no escenificara la división existente en un tema tan delicado. Los socialistas han propuesto que se tomara como texto de consenso el discurso pronunciado en la apertura del debate por el vicepresidente de la Comisión Europea, Franco Frattini. El responsable de Justicia, Libertad y Seguridad ha pedido unidad a los grupos ante "un enemigo común, un enemigo para España y para Europa, el terrorismo", aunque se decía consciente de la "complejidad de la iniciativa y de la sensibilidad del asunto". Antes, la presidencia finlandesa ha expresado su apoyo a "todas las medidas que tengan como objetivo garantizar que ETA renuncie a las actividades armadas".

El líder de la delegación socialista española, Enrique Barón, ha lanzado el guante a los populares ofreciéndoles el discurso de Frattini como base para redactar un texto en común con los populares. Su homólogo en el banco popular, Alejo Vidal-Quadras, respondía con un "lo estudiaremos", aunque subrayaba que el hecho de que los socialistas ofrecieran esta salida suponía reconocer "su error inicial" de promover este debate. No obstante, han sido los grupos que acompañaban a los socialistas en su primera resolución (los Verdes, Izquierda Unitaria y los liberales), los que no se han plegado a este nuevo giro y no han permitido que se alcanzara un texto de consenso basado en las palabras de Frattini.

Mientras, los populares entienden que "no se dan las condiciones" fijadas por el Congreso de los Diputados para el diálogo con ETA y recalca "la indignidad moral y política" de hacer "concesiones políticas" a los terroristas. Así lo ha expresado el líder del PPE, Hans-Gert Poettering, en su discurso en el debate, en el que ha expresado desconfianza hacia las intenciones de la banda de dejar definitivamente la violencia. "¿Cómo podernos fiarnos de ETA y Batasuna si no han expresado nunca una palabra de disculpa a los familiares de los muchos asesinados?", se ha preguntado Poettering, señalando como ejemplo el robo de pistolas efectuado ayer por ETA en Francia.

En teoría, la resolución del PSOE tiene garantizada la mayoría del Parlamento Europeo, porque los grupos que la apoyan suman 371 votos de un total de 730 europarlamentarios. El PPE tiene 264 asientos, y su texto ha sido suscrito también por los nacionalistas de Unión por la Europa de las Naciones, que suman otros 29 diputados. No se descarta que otros grupos de derecha e independientes apoyen a los populares y hay que contar con las ausencias que puedan producirse.

LA PROPUESTA DEL GRUPO SOCIALISTA

El Parlamento Europeo

- 1. Hace suya la Declaración del Consejo Europeo de 23 y 24 de marzo de 2006 bajo presidencia austriaca en la que "el Consejo celebra la noticia dada por el presidente del Gobierno español sobre el anuncio de un alto el fuego permanente hecho por el grupo terrorista ETA"

- 2. Apoya la comunicación del presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, de 22 de marzo de 2006 a tenor de la cual "es una buena noticia para la sociedad española y para toda Europa, que demuestra que se puede combatir el terrorismo desde la fuerza de la democracia. Es un momento para demostrar serenidad y prudencia. Es un momento para recordar a las muchas víctimas del terrorismo. Y es un momento para la esperanza, para la unidad de todas las fuerzas políticas democráticas"

- 3. Pide al Consejo y a la Comisión que actúen en consecuencia

- 4. Condena la violencia porque es moralmente inaceptable y absolutamente incompatible con la democracia

- 5. Expresa su solidaridad con las víctimas del terrorismo

- 6. Apoya la lucha contra el terrorismo y la iniciativa de paz en el País Vasco emprendida por las instituciones democráticas españolas en el marco de sus competencias exclusivas

- 7. Encarga a su presidente que transmita la presente resolución al Consejo, a la Comisión y a los Gobiernos de los Estados miembros

Más información